Lecciones que aprendemos de una ruptura amorosa

Vuelves a la realidad un poco más dolorida, pero mucho más sabia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Lo que aprendes tras la ruptura amorosa

La ruptura de una relación de pareja encierra mucho dolor, pero también mucho aprendizaje. Que trates de superar cuanto antes ese desengaño amoroso no quiere decir que trates de olvidarlo cuando antes porque en el camino harás unos cuantos descubrimientos que te servirán para ser más feliz. Estas son algunas lecciones que aprendemos de una ruptura amorosa que te harán más fuerte.

1 El descubrimiento de las personas que te quieren tras la ruptura

Es evidente que tu exnovio no te quería o no te quería bien. Pero es el momento de mirar a tu alrededor y descubrir todas esas personas que sí te quieren. ¿Quiénes te están apoyando, animando o consolando? Tu madre te quiere, eso lo sabías, ¿verdad? Pero tal vez acabas de aprender que tu hermana te adora y no quiere verte sufrir. O que una de tus amigas no te ha soltado la mano en los peores días. O incluso que tu jefa se preocupa por ti y por eso te ha aligerado la carga de trabajo estos días. Mira a tu alrededor porque hay mucha gente que te quiere.

Lecciones que te da una ruptura amorosa

2 Lo que aprendes cuando la persona que más quieres te engaña

No todo lo que aprendes en una ruptura es positivo. Cuando la ruptura es de malas formas o por motivos tan demoledores como una infidelidad o un engaño aprendes que la persona que más quieres en el mundo es capaz de hacerte daño. Toda una sorpresa desagradable.

La lección que aprendes de esta decepción es que no siempre puedes entender las cosas que ocurren en tu vida, lo que sí debes hacer es aceptarlas tal cual vienen. Aceptar el dolor, aceptar su engaño y aceptar tu error de confiar en una persona que no valía la pena. ¿Y qué pasa? Pasa que ahora estás sufriendo, pasa que ahora estás viviendo un infierno, pero también pasa que en poco tiempo volverás a sonreír con más fuerza.

3 Todo lo que eres capaz de hacer por ti misma

Todo el tiempo que dura el duelo de la ruptura tienes que trabajar mucho para salir adelante. En ese trabajo aprenderás que eres más fuerte de lo crees y que eres capaz de hacer un montón de cosas por ti misma. Que eres capaz de sonreír cuando tienes el alma rota, que eres capaz de ir a trabajar cuando te duele todo el cuerpo de tanto llorar.

Que eres capaz de volver a tener ilusión por algo, que eres capaz de recordar las cosas que te hacían feliz antes de conocer a esa persona que ya no está en tu vida. Tu vida. ¿Te acuerdas de tu vida? Recupérala.

4 No siempre consigues lo que quieres

Tú querías con tu chico una pareja feliz, querías una bonita historia de amor sin final, querías ser feliz junto a él. Pero es evidente que él no quería lo mismo. Todas las ilusiones que te habías hecho han quedado pisoteadas y rotas con la ruptura. ¿Qué va a pasar ahora con todas tus ilusiones?

De pronto te das cuenta de que no siempre consigues lo que quieres y menos cuando hay otra persona implicada. Y descubres que tus ilusiones rotas ya no las quieres, que ya no te sirven. ¿Sabes qué aprendes en este momento? A hacerte nuevas ilusiones que no impliquen a nadie más que a ti.

Cómo salir reforzada de una ruptura amorosa

5 Después de una ruptura aprendes quién es la persona más importante de tu vida

Tal vez la lección más importante que aprendes tras una ruptura es la de la persona más importante de tu vida. Tanto tiempo buscando el amor, tanto tiempo pensando que solo podías ser feliz con una pareja y resulta que ahora te encuentras sola, (sola, sí) o a solas contigo misma.

Y entonces, frente al espejo, descubres a una persona atractiva e interesante. Una persona que te gusta y que se merece todo tu amor. Una persona que jamás te va engañar. Porque solo hay una persona en el mundo que te puede garantizar amor para siempre y lealtad eterna. Y esa persona eres tú misma.

6 ¿Sabías que hay muchos peces en el mar?

Una vez que hayas aprendido todas las lecciones anteriores, llega el momento de hacer el examen sobre tus nuevos conocimientos. Sí, hay que evaluar el estado de tu salud sentimental para saber si lo has superado o no. Y, toca volver al mundo otra vez.

Y en ese examen aprendes una lección más: hay muchos peces en el mar.