Pausa o ruptura, ¿qué significa darse un tiempo?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay etapas en las relaciones de pareja y hay que ir superando cada una de ellas, las buenas y las malas. Porque las relaciones no se quedan en ese mundo rosa y maravilloso que es el enamoramiento o los primeros días de convivencia. Los problemas surgen y, a veces, no sabemos cómo hacer para resolverlos. Y ante esas dudas, aparece el concepto de 'darse un tiempo en pareja', una práctica que tiene su cara y su cruz.

El día que tu pareja te pide tiempo

Tu chico llega un día a casa y te dice 'tenemos que hablar'. Tú te temes lo peor, que ya no te quiere y que va a romper la relación, sin embargo, la conversación da un giro inesperado y te encuentras con la propuesta de daros un tiempo en pareja, de dejarlo por un tiempo, pero que no, no es una ruptura, es una pausa en la relación. ¿Cómo te quedas?

Es evidente que estáis atravesando una crisis de pareja, de eso ya te habías dado cuenta, pero pensabas que lo podríais superar porque os queréis y deseáis estar juntos. El mismo discurso que oyes por parte de tu pareja, solo que para superarlo propone un tiempo a solas. ¿Se puede superar una crisis de pareja estando cada uno por su lado? Los expertos opinan que sí.

Los expertos opinan: la teoría sobre darse un tiempo en pareja

La mayoría de los terapeutas de pareja aconsejan darse un tiempo en pareja cuando no se aceptan todos esos cambios que han ocurrido desde que surgió el amor. ¿Dónde quedó aquella pareja feliz de enamorados que pensaban comerse el mundo? Lógicamente el amor se va transformando y esa metamorfosis no es aceptada por todo el mundo igual.

Ese tiempo o esa pausa en pareja hay que tomárselo como un tiempo para reflexionar. Pensando en la pareja y no en uno mismo, aunque también sirve para comprobar cómo gestionas la vida por tu cuenta. Pero, ¿de cuánto tiempo estamos hablando? Parece que 6 meses es la temporada más adecuada para darte cuenta de si echas de menos a tu pareja porque le quieres o porque tienes miedo a la soledad. Y, cuidado, porque en 6 meses también puede ocurrir que no eches de menos a tu pareja en absoluto. Todo puede pasar.

La realidad de darse un tiempo en pareja se impone a la teoría

La propuesta de darse un tiempo en pareja no es apta para personas impulsivas. Hay que actuar con calma y hacer malabares con el equilibrio emocional para no pensar que tu pareja lo único que quiere con ese tiempo que ha pedido es vivir la soltería a tope, que no se lo está tomando como un Erasmus o que no está quemando sus últimos cartuchos de libertad. Si tiene ese pensamiento, mal vamos con el tiempo, con la pausa y con el reencuentro.

En realidad, darse un tiempo en pareja es un acto muy arriesgado y que debe tomarse solo con un motivo: el de ver la relación desde fuera y con un poco de distancia para identificar y resolver los problemas mejor. Absténganse personas que están motivadas para pedir su tiempo con el fin de echar una canita al aire y todas aquellas que siguen pensando que una relación de pareja les quita libertad, porque tal vez el único problema que tenga la pareja en estos momentos sea la falta de independencia y para resolver eso no hace falta dejarlo por un tiempo, habría que dejarlo para siempre, pero ese es otro tema en el que ya profundizaremos.