No sé lo que siento: ¿amor u obsesión?

Nos preguntamos dónde están los límites del amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo diferenciar amor de obsesión

Pocos estados tan complicados de analizar como el enamoramiento. Todo lo que rodea el amor y las relaciones de pareja llega envuelto en toda una tradición tóxica de la que poco a poco intentamos librarnos. Pero todavía parece que el amor, si no es obsesivo, no es amor. Si no sabes si sientes amor u obsesión, te aclaramos las dudas.

No es amor, es obsesión

Cuando te enamoras no puedes dejar de pensar en la persona amada, eso lo sabemos todos. Como todos sabemos que el enamoramiento es un estado de enajenación mental transitorio en el que la obsesión es uno de los principales elementos. Pero por algo es transitorio y por algo, las mariposas de tu estómago mueren un buen día, porque no se puede vivir obsesionada de amor.

El peligro de obsesionarte por amor

Pero hay personas que se empeñan en mantener esta obsesión del principio en lugar de transformarlo en un amor saludable. Pasan los meses y tú sigues pensando en él todo el tiempo, le envías Whatsapps mañana, tarde y noche, necesitas hablar con él, necesitas verle, tocarle y volver a hablar con él. No hay nada más en tu vida que él. Y todo lo demás queda relegado a un papel muy secundario en el que a duras penas logras poner atención.

Además tus pensamientos no siempre son positivos. Hay ratos, como cuando no te contesta el Whatsapp inmediatamente en los que se te viene el mundo encima y piensas que él no te quiere, que está con otra, que vas a sufrir por este amor. Y, en efecto, como sigas centrando toda tu vida en este amor, vas a sufrir. Porque no es amor, es obsesión.

No es obsesión, es amor

El amor verdadero no es idealizar a la persona que amas hasta el punto de situarlo en un pedestal de adoración. Tu hombre ideal no tiene ningún defecto y cualquier comportamiento sospechosamente tóxico queda relegado inmediatamente al olvido o te echas tú la culpa. No, no es amor. El amor no es tan ciego como lo pintan.

El amor de verdad no es obsesión

El amor lo ve todo, hasta lo malo. Y aún así lo acepta. El amor acepta a la otra persona tal cual en realidad. Y el amor quiere a la otra persona libre, con su independencia, con su espacio propio, aún a riesgo de que un día quiera volar muy lejos. El amor verdadero también es no dejarlo todo por nadie, no poner tu felicidad en manos ajenas y no renunciar a todo por amor. En el amor no hay renuncias ni restas, solo sumas.

¿Ves la diferencia entre amor y obsesión? El amor te hace libre, la obsesión te hace prisionera. La confianza nace en el amor, los celos nacen en la obsesión. El amor te hace feliz, la obsesión te hace sufrir.

No te obsesiones con nadie, si no es contigo misma y ama de verdad.