Obsesión por alguien: cómo quitártelo de la cabeza

Si no puedes dejar de pensar en alguien, tenemos el truco definitivo para olvidarle

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El peligro de estar obsesionada con alguien

Estás obsesionada con él. No hace falta que nadie te lo diga porque lo sabes perfectamente y también sabes que no hay forma de quitártelo de la cabeza. Por más que lo intentas no puedes. Sabes que esa obsesión te está haciendo daño y quieres dejar de pensar en él, pero, ¿cómo? Tenemos el truco definitivo para superar la obsesión por alguien y que deje de estar permanentemente en tu cabeza.

El peligro de la obsesión por amor o desamor

A veces te obsesionas con alguien por amor, pero la mayoría de las veces lo haces por desamor. Después de una ruptura o a consecuencia de un amor no correspondido. Entonces toda tu vida se centra en esa persona, tus pensamientos son solo para él, para buscar una explicación a vuestra historia.

Y también para inventar historias nuevas con esa misma persona en las que te ves como una pareja feliz. Y así todo el día. Fantasía, dolor y realidad te están provocando un agujero en el alma que no sabes si vas a poder curar algún día, porque esta obsesión va a acabar contigo. Pero, ¿cómo dejar de pensar de él?

Cómo dejar de pensar en alguien

No quiero pensar en él

Y entonces empiezas a forzarte a no pensar en él, porque no quieres. No quieres estar obsesionada y no quieres que se pasee por tu cabeza a todas horas. NO. STOP. Te lo dices mentalmente y cuanto más te lo dices, más aparece esa persona en la cabeza. ¿Quién lo entiende?

Eso es porque los pensamientos intrusivos son inmunes a tu deseo de no querer tenerlos. Son muchos los estudios que afirman que el peor intento de dejar de pensar en algo es querer dejar de pensar en ese algo. O alguien, en este caso. Esto significa lo que te estás imaginando: que vas a tener que seguir pensando en él durante un tiempo.

Piensa en tu obsesión

¿La solución es pensar en él? Tampoco. Una obsesión no va a desaparecer de la noche a la mañana, pero para que puedas superarla antes tienes que aceptarla. Vale, estás obsesionada con él, ¿y qué? Deja que se pasee por tu mente, no te resistas. Incluso invítale a entrar en tus pensamientos.

Interactúa con tus pensamientos intrusivos, habla con ellos, habla con él, ríete de él. Pero no intentes no pensar en él porque volverá con más fuerza. Cuando aceptes de una vez que es una obsesión, podrás dar el siguiente paso.

Cuando te liberas de tu obsesión

El truco definitivo para superar una obsesión

El siguiente paso es buscar una alternativa a tus pensamientos intrusivos, a tu obsesión. Una alternativa que no suele llegar en forma de un clavo saca a otro clavo, aunque tampoco pasa nada por intentarlo. La alternativa la tienes que encontrar en el ámbito de tu interior. Cuando te coloques tú en el primer lugar de tus prioridades, tu obsesión se hará más pequeña.

Y cuando llegues realmente al punto de creerte que tú eres la persona más importante de tu vida, encontrarás esa alternativa o alternativas, que cada uno tiene la suya y que puede ser desde comenzar unos estudios hasta viajar por todo el mundo, pasando por escribir una novela o apuntarte a un taller de algo que te apasiona.

La alternativa que encuentres te hará libre, así que procura que sea una alternativa saludable y que al mismo tiempo aporte un toque extra de felicidad en tu vida. Mientras la buscas, deja que tu obsesión se pasee por tu cabeza sin miedo porque ahora ya sabes que tiene los días contados.