Cómo usar las brochas de maquillaje para tapar las ojeras

Consejos para utilizar las brochas correctamente

María José Roldán Prieto

Las ojeras son un problema que parece como una plaga en las personas a causa del estilo de vida tan ajetreado que llevamos, aunque no siempre es el resultado de no descansar o no dormir lo suficiente. Son muchas veces que la genética tiene mucho que ver por lo que hacerlos desaparecer con remedios caseros u otros métodos no es tan sencillo. 

Muchas personas deciden utilizar el corrector de ojeras para poder taparlas y aparentar un mejor rostro. Elegir el corrector adecuado y las herramientas necesarias te ayudarán a que tus ojeras desaparezcan y a darte un aspecto mucho más radiante. Muchas mujeres usan los dedos para usar el corrector y tapar las ojeras, pero las brochas de maquillaje fueron inventadas por algo y es que te ayudarán a tener un acabado impecable.

Primero tendrás que saber cuál es el corrector que mejor te va según el color de tus ojeras. Si tienes las ojeras de color azulado  porque tu piel es oscura necesitarás un corrector de color naranja o salmón. Si tienes una piel más clara tu corrector adecuado será de color rosa o amarillo.

El uso de las brochas de maquillaje para tapar las ojeras

Puedes usar una brocha de maquillaje especial para ojeras, son mejores aquellas que tiene la punta algo punteada. Tendrás que aplicar el corrector con pequeños toques que formen un triángulo invertido en tu ojera y después extender con la brocha por toda la zona oscura sin dejarte ningún hueco.

Si después quieres usar un corrector algo más claro para iluminar la cara o simplemente usar el iluminador, te aconsejo que después de aplicar una pequeña cantidad debajo de los ojos, utilices otra brocha diferente para mezclar suavemente y que quede todo perfecto. No utilices la misma brocha, si haces cosas diferentes siempre tiene que ser con brochas diferentes.

Recuerda que es muy importante que antes de empezar a maquillarte y de aplicar el corrector de ojeras, tendrás que tener la cara bien limpia e hidratada para que el corrector se fije mejor. Además, también es importante que escojas la textura que vaya mejor contigo, como por ejemplo un corrector líquido o en crema. Y por supuesto, si quieres que el corrector y tu maquillaje quede bien fijado tendrás que usar polvos traslúcidos como toque final.