3 trucos fáciles para limpiar las brochas de maquillaje

Consejos para tener las brochas y pinceles para maquillarse como nuevos

Beatriz Martínez

Toma nota de estos trucos para limpiar las brochas de maquillaje

Colorete, polvos de maquillaje, bronceadores, sombras de ojos... Damos mil y un usos a nuestras herramientas de belleza cada día, por lo que es normal que acaben con muchos restos de maquillaje y suciedad. ¿Sabes cómo debes limpiar las brochas de maquillaje para que queden como nuevas?

Atenta a estos trucos que te van a ser de lo más útiles, porque ya sabes de la importancia de que tus instrumentos beauty estén en perfecto estado. Unos métodos son difíciles de usar, otros nos dan pereza y otros ni siquiera sabemos cómo utilizarlos correctamente. Aquí, la solución a todas tus preguntas. 

Tres consejos para limpiar las brochas de maquillaje y que queden como nuevas 

Suciedad, maquillaje y demás sustancias hacen que las brochas y pinceles pierdan efectividad, suavidad y terminen por estropearse, eso por no hablar de la higiene. Las brochas en mal estado acumulan bacterias que dañan la piel, más aún si tienes acné.

Por eso, es recomendable limpiar tus brochas más o menos una vez a la semana, dependiendo, claro está, del uso que hagas de ellas. Ahora bien, si se trata de brochas para polvos (sombras de ojos o polvos bronceadores) bastará con que las limpies una vez al mes. De esta forma evitarás que tus pinceles pierdan en movimiento, suavidad y flexibilidad. 

Pero, la pregunta es obvia, ¿cómo se hace para limpiar las brochas de maquillaje? A continuación te ofrecemos 3 trucos fáciles.

Cómo mantener como nuevas las brochas para maquillarse

1 Jabón de bebé y un guante tipo toalla

Hazte con un guante con textura de toalla, de esos que son como una esponja. Echa tan solo una gota de jabón en la palma de la mano con el guante puesto y frota la brocha previamente humedecida con agua. Haz movimientos circulares y verás que enseguida empieza a salir espuma por la fricción de la brocha con el guante. Aclara con agua (recuerda solo mojar la zona de pelo para no estropear el resto del pincel), deja secar encima de una toalla para que escurra toda el agua y listo, la brocha estará limpia como el primer día.

¿Qué jabón utilizar? Tienes dos opciones, neutro o de bebé, son los que más libres están de sustancias tipo acondicionadores o siliconas. 

2 Una pizca lavavajillas líquido ecológico

Este método es idóneo para lavar las brochas de base, sobre todo si son sintéticas. Usa tan solo una pizca de lavavajillas líquido ecológico para masajear la cabeza de la brocha con las cerdas mirando hacia abajo. Aclara bien con agua tibia, retira el exceso de agua con una toalla sin tirar de las cedras y deja que se terminen de secar solas poniéndolas encima de una toalla o sobre un poco de papel de secar. 

Consejos para tener las brochas bien limpias

3 Aceite de oliva y papel de cocina

Sí, el aceite de oliva también es indicado para limpiar las brochas de maquillaje. Necesitarás poner unas tres gotas de aceite de oliva en un cuenco con otras 3 gotas de agua, remueve y humedece tan solo las cedras de la brocha en la mezcla, a continuación, pinta sobre el papel de cocina, verás como salen todos los restos de maquillaje. Aclara con un poco de agua y deja secar. 

Así de fácil se consigue tener las brochas de maquillaje perfectas. ¿Quieres más trucos de maquillaje? En Diario Femenino tenemos muchos más.