Capacidad de lucha: el significado de los tatuajes de arañas

Sonia Murillo

El significado de los tatuajes de arañasEl significado de los tatuajes de arañas. Instagram

Los tatuajes de arañas nunca han pasado de moda, son uno de esos tatuajes que llevan siglos reproduciéndose en innumerables pieles alrededor de todo el mundo y han permanecido intactos hasta ahora. Y es que las arañas son animales con una belleza mística, rodeados de todo tipo de leyendas y que tienen tantos admiradores como detractores.

La interpretación de los tatuajes de arañas

Uno de los principales significados de los tatuajes de arañas es representar la capacidad de lucha. Estos animales tienen un fuerte instinto de supervivencia y han desarrollado una serie deda características para aptarse a circunstancias de lo más hostiles. En parte, por ellas son tan odiadas y temidas, pero es lo que ha hecho que sigan vivas. También se relaciona a las arañas con los celos por el mito de Aracne. La joven era una de las mejores tejedoras de la antigua Grecia y competía con la diosa Atenea en habilidades. La diosa se enfadó al verse superada por una mortal y la convirtió en araña, condenándola a tejer toda la eternidad.

Para muchas personas ver una araña es una experiencia de lo más desagradable, de hecho algunas padecen una fuerte fobia hacia ellas. Por eso, llevar una araña tatuada es una opción ideal para quien logra superar ese miedo irracional. Se trata de una forma de reafirmación, de decirle al mundo que has conseguido vencer tus temores más irracionales, de que has evolucionado.

Los tatuajes de arañas también sirven para intimidar a los demás. Al tratarse de un animal capaz de generar tanto miedo en las personas, es común que se utilice para dar una imagen de dureza y rechazo. De hecho, las arañas se han utilizado como símbolos de algunas bandas criminales.

Una de sus interpretaciones menos comunes pero más atractivas es la de la seducción, sobre todo cuando se trata del tatuaje de una viuda negra. Las hembras de esa especie devoran al macho después de aparearse, de ahí que algunas mujeres las lleven como símbolo de sus conquistas.