Nuevos piercings en las orejas: así se llevan

Los piercings en las orejas se renuevan con un estilo minimalista

Sonia Murillo

Los piercings en las orejas ya no son lo que eran. Igual que los tatuajes, han dejado ser algo poco sofisticado para convertirse en objeto de deseo de medio planeta. Aunque en algunas partes del cuerpo como la nariz también tienen protagonismo, es en las orejas donde más dominan. Aquí tienes varias formas de llevarlos.

¿Cómo se llevan los piercings en las orejas?

+ Doble: en lugar de llevarlos en línea, como se ha hecho siempre, ahora también se llevan en vertical. Si tienes hueco suficiente en el lóbulo no lo dudes. Y si ya tienes dos en línea añade un tercero más arriba o más bajo para formar un triángulo.

+ Aros: los aritos en el cartílago exterior de la oreja también quedan de maravilla lleves o no más piercings en esa parte. Lo ideal es que se ajusten a la oreja perfectamente porque si cuelgan el efecto no es tan bonito ni moderno.

+ Parte superior: estos piercings se han llevado durante mucho tiempo pero ahora, en lugar de bolitas de colores, se llevan joyas mucho más sofisticadas. Si lo tienes hecho y siempre has llevado una de esas es hora de que lo renueves con una pieza como esta.

+ Cadenita: los pendientes que se enganchan a la parte superior de la oreja y la unen al pendiente habitual con una cadenita son una buenísima opción si no te atreves a perforarte la oreja de verdad porque se colocan con presión.

+ Centro de la oreja: esta parte de la oreja es una de las más dolorosas de perforar porque es donde el cartílago suele ser más denso. Sin embargo, viendo el resultado resulta difícil pensar en el dolor. Merece la pena sufrir un poquito.

+ Corazón: si te haces dos perforaciones en la parte superior de la oreja podrás llevar pendientes tan interesantes como este, con forma de corazón, pero también aros o dos piedrecitas pequeñas juntas.

+ Falsos: si te dan pánico las agujas siempre puedes recurrir a los pendientes falsos. En este caso se trata de uno aro doble del que cuelga una sencilla pluma. Lo malo de este modelo es que se nota que no es de verdad pero si en vez de uno doble, lo escoges simple, no se nota nada.

+ Triples: hay dos zonas en las que quedan de maravilla tres pendientes seguidos, una es el lóbulo y la otra el cartílago de la parte interior. Lo malo de esta parte es que necesitas tenerla un poco ancha para que quepa.

+ Sencillo: a veces solo hace falta una perforación con un pendiente tipo ear jacket y dos aretes falsos dobles para crear un look tan bonito como este. 

+ Múltiple: nuestra opción favorita. Lleva tantos como te quepan pero recuerda que queda mucho más elegante si te decantas por piezas muy pequeñas y con algún elemento común como las flores de la primera imagen o las piedras negras de la senguda.

Puedes leer más artículos similares a Nuevos piercings en las orejas: así se llevan, en la categoría de Tatuajes en Diario Femenino.