Cómo adelgazar con el Método Thinking

método thinking

Si creíais que no se le podía dar más vueltas al mundo de la dietética y de la nutrición, llega el Método Thinking para revolucionar todas las ideas que teníais preconcebidas sobre la alimentación y el adelgazamiento. Esta técnica toma como modelo la integración de varias vertientes como el entrenamiento físico, la nutrición, la psicología y el seguimiento médico.

Este Método Thinking está pensado, en un principio, en todas aquellas que sufrís obesidad o sobrepeso y que no habéis hallado la dieta precisa para conseguir vuestros objetivos alimenticios y estéticos.

La adicción a la comida

Esta técnica dietética aborda todas aquellas disfunciones nutricionales que se esconden detrás de las adicciones a la comida, tal como el continuo picoteo entre horas. Por ello el Método Thinking trabaja con un grupo de nutricionistas, psicólogos, medicos y entrenadores personales, de modo que se pueda ahondar en el ámbito emocional y en su relación con la ansiedad por la comida.

El planteamiento inicial parte de la idea de que lo importante no es concentrase tan sólo en los kilos que sobran, para así poder huir de las dietas milagro o de cualquier otro método que busque una pérdida rápida de peso y que, a la larga, lo dificulte a consecuencia del efecto rebote.

El Método Thinking engloba un plan de alimentación que se basa, sobre todo, en la dieta mediterránea. Aunque, dado este planteamiento multidisciplinar, no deja de lado vuestro perfil psicológico. Los creadores de este régimen consideran que cuando alguna de nosotras nos ponemos a dieta, lo normal es que lo hagamos con la intención de tener una alimentación saludable y no como una imposición. Sin embargo, en muchas ocasiones asociamos la dieta a su potencial fracaso, lo que acaba socavando nuestra autoestima.

Las fases del Método Thinking

En la primera fase de esta planificación lo esencial reside en un aumento de vuestra autoestima. Al perder peso no sólo lograréis estar de mejor humor sino que también aprenderéis a cuidaros.

Una vez que consigáis llegar al peso fijado al inicio de la rutina, entraréis de lleno en las fases de mantenimiento y consolidación. Importantes dado que es el momento en el que la mayoría de dietas suelen fracasar debido al fatídico efecto rebote. Los profesionales de esta técnica os mostrarán diversos tipos de herramientas para conservar este logro permanentemente.

En el Método Thinking os vais a olvidar de dietas milagro que, a largo plazo, resultan engañosas y os centraréis en un estilo de vida mediterráneo. Por lo que la tarea central es hallar una dieta sana y equilibrada. Obviamente, para conseguir vuestros objetivos tendréis que combinar este régimen con la práctica regular de ejercicio, de modo que encontréis un balance perfecto entre vuestro cuerpo y vuestra mente.

Marta Valle  •  lunes, 1 de abril de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x