Recetas sin gluten fáciles para la oficina

Sergio Gallego

La intolerancia al gluten es algo cada vez más común en la sociedad de hoy en día y la persona que la padece puede hacer una vida totalmente normal. Si sueles comer fuera de casa a causa del horario de tu trabajo y además eres celíaca, toma buena nota de las siguientes tres recetas sin nada de gluten que puedes elaborar y comer de la mejor forma posible en el trabajo. 

Recetas sin gluten para llevar al trabajo

+ Berenjenas rellenas. Si quieres elaborar este maravilloso plato vas a necesitar: una berenjena, 100 gramos de carne picada, media cebolla, salsa bechamel casera, aceite de oliva, sal y pimienta. 

En primer lugar debes cortar por la mitad la berenjena y meterla en el microondas durante unos 10 minutos más o menos. Saca la pulpa, pica la misma y reserva. Acto seguido pon a dorar la media cebolla picada y cuando veas que cambia de color, añade la carne picada y salpimenta al gusto. Remueve durante unos 10 minutos y añade la pulpa de la berenjena. Por último sólo queda añadir la salsa de bechamel casera elaborada con harina sin glute. Remueve un poco y rellena las berenjenas. Meter en el horno y gratinar durante unos 5 minutos. 

+ Crema de puerros. Para elaborar una deliciosa crema de puerros sin gluten vas a necesitar: 4 puerros, 2 patatas peladas medianas, 2 cucharadas de aceite, medio litro de leche de soja, 600 mililitros de agua, una pastilla de verduras, sal y pimienta. 

En primer lugar debes empezar a sofreír los puerros en un poco de aceite hasta que veas que están tiernos. Coge una olla y añade la leche de soja junto con el agua, la pastilla de verduras, los puerros y las patatas cortadas. Dejar cocer hasta que las patatas estén tiernas. Acto seguido bate todo con la batidora, salpimenta al gusto y deja calentar otro minuto más. Rertirar y ya está lista esta maravillosa crema de puerros. 

+ Ensalada con queso de cabra. Para hacer esta ensalada necesitas: un rulo de queso de cabra, lechuga, tomates cherry, nueces, pasas, bacon sin gluten, aceite de oliva y vinagre de Módena.

En primer lugar debes coger un bol y añadir la lechuga limpia y cortada. Añade los tomates cherry cortados por la mitad junto con un puñado de nueces y pasas. Incorpora los trozos de bacon fritos y remueve todo bien. Acto seguido pon a calentar el rulo de queso de cabra en la sartén y añade el mismo al bol. Sólo queda aliñar con un buen chorro de aceite y de vinagre de Módena.