Cómo se celebra el Día del Padre en España

Tradiciones españolas para los padres en su día

María José Roldán Prieto

Las claves de la celebración del Día del Padre en España

Aunque cada familia pensará en celebrar este día como mejor crea que se debe hacer, en España el Día del Padre se celebra el 19 de marzo, justo el día en que cae San José en el Santoral. Hay otros países como Italia, Portugal, Macao, Bolivia, Andorra, Liechtenstein, Honduras y Guinea Ecuatorial que también celebran el Día del Padre el mismo día que lo hacemos en España. ¿Cómo se celebra el Día del Padre en España? ¡Mira, mira! 

El Día del Padre y su celebración en España

En Valencia por ejemplo, el Día del Padre es un momento importante para ellos porque justo coincide con el último día de Las Fallas, las fiestas más importantes de esta ciudad. En este día los valencianos celebran el Día del Padre con mascletás, castillos, la cremá dels ninots y mucha fiesta para finalizar unos días especiales donde la pólvora es la total protagonista.

Pero en otras partes de España se celebra haciendo algo especial en familia y por supuesto, haciéndole un regalo al padre para mostrarle su amor y todo lo que se le quiere. El regalo no necesariamente debe ser algo caro, sino que más bien es simbólico y lo que se busca es la emotividad del momento.

Hasta no hace mucho el Día del Padre era un día festivo para el resto de España –en Valencia es festivo porque es el último día de Las Fallas-, pero en la actualidad es día festivo para unas comunidades y no para otras. Que este día sea festivo es una forma de reconocer el papel del padre en la familia y en la sociedad. Pero es necesario recordar que el Día de la Madre en España es el primer domingo de mayo, por lo que siempre es festivo y se puede celebrar en familia.

Pero, ¿por qué es el 19 de marzo? En España es el 19 de marzo debido a la influencia de la Iglesia. El día de San José es una fiesta católico que conmemora la vida de José, esposo de María y padre de Jesucristo, como ejemplo de esposo y padre. Pero empezó a celebrarse por primera vez en España entorno al año 1950 cuando los padres empezaron a estar recelosos de que sí había un día para celebrar la maternidad pero no la paternidad