Bloqueo mental por el estrés: respira hondo y a por todas

María Fernández

Una de las consecuencias del estrés y la ansiedad es el bloqueo mental. Aquél que sufre de él, siente un vacío mental cada vez que se somete a alguna situación estresante. Parece que todo se ha borrado de su cabeza y se queda paralizado sin saber qué hacer. Se siente incapaz de reaccionar, ni siquiera puede hablar o interpretar la información que le están transmitiendo. 

Este tipo de comportamiento es muy propio de los exámenes. Existen personas que a pesar de haberse pasado horas estudiando un temario del que va a ser examinado cuando se encuentra delante del folio lleno de preguntas, su mente tiende a bloquearse y olvida todo lo que ha aprendido hasta ese momento.

El estudiante no sabe qué hacer y es incapaz de sacar adelante el examen al que tanto tiempo ha dedicado. En este caso, los profesionales recomiendan concienciarse antes de llegar a la prueba de que va a ser examinado pero no por ello debe entrar en pánico. También puede aplicar algunas técnicas de relajación que le hagan sentir más calmado. Es aconsejable comenzar a rellenar las preguntas que se conozcan, aunque esto suponga no seguir el orden del examen. De esta forma se reforzará la confianza y se recuperarán todos los conocimientos que en realidad siguen en la cabeza.

El bloqueo mental está causado por el estrés

El bloqueo mental también puede suceder debido al estrés de tener que hablar en público, por ejemplo, durante una reunión. Hay solución para el miedo escénico; puede tratarse con diferentes tipos de terapias como la de relajación o la de auto-observación. Controlar la respiración te ayudará a serenarte. Prueba a inhalar aire durante 3 segundos y soltarlo poco a poco. Es importante recordar en este tipo de situaciones que tu audiencia te escucha para entender tus ideas y nunca para buscar tus errores, por lo que no hay razón para sentirse juzgado.

Como consecuencia de esta situación estresante es normal que se aceleren la respiración y el ritmo cardiaco. También se podría sentir sensación de ahogo, temblores en las extremidades, transpiración excesiva, dolor muscular, insomnio... Por lo tanto, para evitar sentir estos síntomas es vital ejercitar el cuerpo para que se mantenga sano y meditar para dar un descanso a la mente.

Quizá lo más importante para dejar atrás el bloqueo mental provocado por la ansiedad es recordar que todo el mundo comente errores. No puedes exigirte la perfección absoluta ya que, además de ser inalcanzable, te hará sentir mucha más presión creándote aún más estrés.