Migrañas, ¿el estrés influye?

Andrea Collantes

Las migrañas son una dolencia que tiene como síntoma la aparición repentina de ataques de dolor de cabeza muy intensos y de localización unilateral. Entre sus síntomas más frecuentes se encuentran las nauseas, vómitos, vértigos y la hipersensibilidad a la luz, el ruido y los olores.

La aparición de los ataques de migrañas está muy ligada a las hormonas, por ello es más frecuente en mujeres que en hombres. La ovulación y la menstruación suelen ser las causas más habituales de estas fuertes jaquecas.

Varios son los factores que se consideran determinantes a la hora de desarrollar este tipo de ataques pero diversos estudios demuestran que entre ellos se encuentra el estrés.

El estrés como causa de padecer migrañas

Hasta el momento, el estrés no está considerado como un causante directo de la migraña pero sí que puede desempeñar un papel desencadenante de la migraña. Esto no quiere decir que aquellos que padezcan de migrañas tengan más estrés, si no que son más sensibles ante los efectos que el estrés puede generar.

Según la Organización Mundial de la Salud, la migraña es una de las enfermedades que más dificulta la posibilidad de tener un ritmo normal de vida, ya que los dolores de migraña son tan intensos que incapacitan a quien lo sufre entre 4 y 72 horas.

Todas aquellas personas propensas a las migrañas, han de aprender a gestionar el estrés de la vida cotidiana con el objetivo de disminuir la frecuencia con que los ataques se producen o bien controlar la su intensidad.

Una alimentación sana y equilibrada, el deporte y tomarte pequeños momentos del día para desconectar de los estresores cotidianos, son unas buenas formas de prevenir la aparición de migrañas.

Además, las técnicas de relajación muscular o el entrenamiento autógeno, pueden ayudarnos a disminuir la sensación de tensiones musculares en la zona de la cabeza.

Puedes leer más artículos similares a Migrañas, ¿el estrés influye?, en la categoría de Estrés en Diario Femenino.