Mitos y leyendas: ¿el estrés produce canas?

Los efectos negativos el estrés para nuestro cabello

Beatriz Iznaola

Canas y estrés

El estrés provoca muchos efectos secundarios sobre nuestro cuerpo, algunas cosas de las que se dicen no son del todo verdad, pero otras muchas sí lo son. Así ocurre con el mito tan conocido que afirma que el estrés produce canas. No es tanto así. La afirmación más correcta sería: el estrés puede acelerar la aparición de las canas.

Científicamente se explica que el cabello se vuelve gris por la acumulación de peróxido de hidrógeno en nuestro organismo. Esto es causado por el desgaste de los folículos pilosos. De esta manera, se bloquea la síntesis de melanina, que es la encargada de dar color a nuestro cabello y a nuestra piel. Todos los seres humanos producen peróxido de hidrógeno en cantidades razonables, hasta llegar a una cierta edad, en la cual se comienza a producir mayor cantidad. Y acaba resultando ser un decolorante del cabello, que lo vuelve gris. 

El estrés puede ser un acelerador de las canas

Los principales factores que hacen que nuestro cabello se vuelva canoso son la edad y la genética, ya que no a todas las personas les aparecen canas al mismo tiempo. Gracias a estudios científicos se ha descubierto que hay más causas por las que aparecen las canas en nuestro pelo, algunas de ellas pueden ser el clima, los contaminantes y el estrés. Este último produce neurotransmisores. Estos no son dañinos para el ser humano hasta un determinado punto (edad adulta, generalmente), cuando producen daños en el ADN, que acaban afectando al color del cabello.

De la misma manera, el estrés está asociado a la caída repentina del cabello. Esto se relaciona con una respuesta autoinmune de nuestro cuerpo, en la que el sistema de defensa actúa en contra de sí mismo. Lo cual puede aumentar, aún más, con el estrés, lo que explicaría de forma clara la relación entre canas, caída del cabello y estrés.