Los beneficios de cantar en la ducha

¿Por qué canto en la ducha?

María Fernández

Venga, admítelo. Tú también cantas en la ducha, con mejor o peor resultado. Y si no lo haces, deberías empezar a entrenar tu garganta porque es bueno para tu salud. Conviértete en un artista de la música cada día y haz que tu alcachofa sea tu micrófono. Estos son los beneficios de cantar en la ducha.

Los beneficios de cantar en la ducha

+ En primer lugar, la ducha es el lugar ideal para cantar porque nadie te escucha, o eso es lo que tú crees. Tus gorgoritos están a salvo de oídos indiscretos gracias al ruido del agua cayendo y a que sueles cerrar la puerta. Además, a no ser que tengas la suerte de vivir solo, posiblemente este es uno de los únicos momentos del día en los que no tienes compañía, por lo que nadie juzgará ni comentará tus dotes artísticas.

+ Pero también sueles cantar en la ducha porque sientes que estás en tu pequeño espacio de intimidad, cómodo y calentito. Es el momento en el que dejas la mente en blanco y desconectas del mundo existente fuera de tu baño. Estás tan a gusto, que tu cerebro libera dopamina, que saca de tu lado más creativo.

+ Cantar en la ducha tiene, además, grandes beneficios psicológicos, ya que se emiten endorfinas y oxitocina, las hormonas que producen placer y relajación. Cantar, además de mejorar tu ánimo, entrena tu capacidad respiratoria y ejercita algunos de los músculos de tu cara y abdomen.

 

Una publicación compartida de Carmen Alcayde (@alcayde_carmen) el13 de Jul de 2015 a la(s) 1:05 PDT

 + A todo ello hay que sumarle que escuchar música relaja, mejora el humor y te hace sentir bien. Por lo tanto, cuando cantas en la ducha, te relajas y liberas el estrés del día a día. Ante esta situación, ¿a quién no le apetecería echarse una canción?

+ Además, ¿te has dado cuenta de que tu voz suena mejor cuando cantas en el baño? No son imaginaciones tuyas, es ciencia. La acústica de tu ducha la convierte en el mejor escenario que te puedas imaginar. Los azulejos hacen que el sonido rebote, por lo que todas las ondas se quedan dentro de la ducha y te da la sensación de que tienes una voz más intensa. Pero además, la reverberación, es decir el breve tiempo que el sonido permanece tras ser emitido, es excelente y actúa de caja de resonancia de 10.

En cuanto a las canciones que solemos cantar en la ducha, triunfan aquellas más machaconas que no te puedes quitar de la cabeza. Incluso aunque no te gusten demasiado, te sorprenderás a ti mismo canturreándolas. Seguro que después de leer este post, querrás aumentar tu repertorio de temas para cantar en la ducha. 

Puedes leer más artículos similares a Los beneficios de cantar en la ducha, en la categoría de Calidad de vida en Diario Femenino.