Conoce los peligros de llevar ropa ajustada

Infecciones vaginales, varices o malas digestiones pueden ser algunos

María Cerrato de la Fuente

¿A quién no le gusta llevar ropa ajustada? Unos jeans pitillo que marquen nuestras formas, que resalten nuestro trasero y calzarnos luego unos stilettos de taconazo puede ser una de las formas más sencillas a la par que sexys de vestir.

La ropa ajustada puede ser bastante perjudicial para tu salud y puede ocasionar desde infecciones, hasta problemas circulatorios o dolor muscular. La moda suele marcarnos unos cánones que, a veces, no son los adecuados para nuestro organismo, por eso debes estar atenta a las señales que manda tu cuerpo porque un dolor de cabeza puede no estar ocasionado por la permanencia demasiadas horas frente a una pantalla o por estrés, sino por un pantalón demasiado ajustado.

Problemas que tu cuerpo puede sufrir si llevas ropa demasiado ajustada

+ Infección vaginal. Un pantalón que oprime tu zona íntima, puede ocasionar infecciones vaginales, ya que no deja transpirar esa zona y aumenta su temperatura y humedad. Este es el caldo de cultivo ideal para la proliferación de los hongos.

+ Dificultades respiratorias. La opresión que ejerce la ropa ajustada sobre tu musculatura y sobre tus venas, puede ser causante de dificultades a la hora de respirar e incluso de mareos. Evita las camisas que se ajusten demasiado al tórax porque pueden ser peligrosas.

+ Gordura. Sí, sí, has leído bien. Precisamente puedes optar por ponerte ropa ajustada para parecer más delgada o para conseguir una figura más esbelta y que la prenda oprima tanto una zona que acabe por sacar michelines donde no los tienes. Esto puede ocasionar deformidades corporales.

+ Entumecimiento. La presión que ejerce una camisa ajustada en los brazos o unos jeans pitillo en las piernas puede alterar la circulación de la sangre y ocasionar entumecimiento, moratones y hormigueo. Además, la falta de circulación sanguínea puede derivar en dolores de cabeza.

+ Varices. Otro problema grave que puede ocasionar la presión de las prendas y la falta de circulación es la aparición de arañitas o varices, que pueden derivar en un problema mayor. Además, una vez que aparecen, solo se pueden eliminar con tratamiento quirúrgico y, si son varices mayores, con cirugía.

+ Celulitis. No es que la celulitis sea un problema directamente relacionado con llevar ropa ajustada, pero esto puede favorecer su aparición, pues si la piel no se mueve con normalidad, no se eliminan toxinas y puede ser un factor determinante para la aparición de piel de naranja.

+ Estreñimiento y malas digestiones. Si un pantalón oprime la zona abdominal esto puede ser determinante a la hora de dificultar la digestión y ocasionar ardores, reflujo, molestias abdominales e incluso estreñimiento.

+ Retención de líquidos. Otra de las problemáticas más comunes de llevar ropa demasiado ajustada es la retención de líquidos, ya que nuestro sistema linfático no trabaja como debería.

+ Dolor muscular. Al tener presionadas determinadas partes de nuestro cuerpo, caminamos o nos sentamos en posturas que no son las naturales y por eso cargamos zonas que, al terminar una larga jornada y llegar a casa, pueden dolernos.

Recomendaciones para evitar estos problemas

No vamos a decirte que no lleves tus jeans favoritos o que no te pongas ese vestido que tanto te favorece, pero intenta no abusar de la ropa demasiado ajustada. Por ejemplo, altérnala por días con otra un poco más holgada y lo mejor es que, en los días en los que tu jornada va a ser maratoniana y sabes que vas a estar más horas en el trabajo, primes tu comodidad por encima de todo lo demás.

+ Si te gusta llevar jeans ajustados, no dejes de hacerlo, pero opta por leggins o jeans que sean elásticos. Sientan genial y no dificultan los movimientos ni oprimen tanto como la tela rígida del vaquero normal.

+ Utiliza siempre tu talla. No intentes meterte en tallas inferiores, ni te guíes por un número. Pruébate la prenda y si te ves demasiado apretada con ella, a pesar de que pueda ser tu talla habitual, opta por una más. Puede que en esa tienda el tallaje sea pequeño y debes primar tu comodidad. Aplica esta norma no solo en pantalones, camisas o vestidos, también para la ropa interior. Es importante que lleves tu talla de sujetador para evitar males mayores en un futuro.

+ Utiliza braguitas de algodón. Un truco para evitar las infecciones vaginales es llevar siempre braguitas de algodón, pues es el tejido que mejor deja transpirar a la zona íntima.