Cuando el cáncer de pulmón afecta también a los no fumadores

Esta enfermedad golpea más a hombres que a mujeres

Napoleón Fernandez

cáncer de pulmón

La historia de Sarah podría ser la historia de cualquiera de nosotras, incluyo la tuya, que estás leyendo este post. Sarah era un prometedora escritora de novela histórica, una madre entregada a sus dos hijos y una mujer felizmente casada con su marido. Llevaba un ritmo de vida muy saludable: no bebía alcohol ni tampoco fumaba. Un día, después de asistir a una revisión, los médicos le anunciaron que tenía cáncer de pulmón. Dos años después Sarah falleció. 

Por qué el cancér de pulmón afecta también a los no fumadores

El cáncer de pulmón es una enfermedad que se relaciona siempre con la gente que fuma, pero cada vez más se está dando en personas que nunca han tenido un cigarro en su boca. La propia Sarah, cuenta su hermana pequeña, consideraba que era algo que a ella nunca la iba a afectar porque no había tenido contacto con este tipo de sustancias. Pero la realidad es que, a día de hoy, el cáncer de pulmón mata igual que lo hace el cáncer de mamá, el del próstata o el de páncreas. 

El caso de esta mujer británica fue provocado por una mutación genética no heredada. Sarah fue sometida a distintas terapias farmocológicas dirigidas para intentar recudir el tamaño de cáncer, aproximadamente como el de una naranja, pero no tuvo suerte. En su caso, este tipo de tratamientos no funcionó. 

El cáncer de pulmón golpea más fuerte a hombres que a mujeres

cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es la causa de aproximadamente 1.200.000 muertes en todo el mundo, siendo la primera causa de muerte por cáncer entre los hombres y la segunda entre las mujeres, tras el cáncer de mama. En países como Reino Unido, de donde era originaria Sarah, 98 personas al día mueren por esta causa, y alrededor del 14% de los casos que contraen la enfermedad nunca han fumado.

A pesar de estos datos, no existen pruebas que cumplan los requisitos necesarios para ser consideradas como de diagnóstico precoz del cáncer de pulmón. Debido a la forma en que se comporta la enfermedad, y que no se espera que estas personas sean diagnosticadas con cáncer de pulmón, los no fumadores no se cuentan como de de alto riesgo y generalmente cuando manifiestan la enfermedad es en una etapa posterior (fase cuatro), cuando el cáncer ya está extendido y, por lo tanto, el tratamiento a menudo no es eficaz. 

Como decimos, las víctimas a menudo no experimentan síntomas (tos, pérdida de apetito, afonía, dolor torácico o síndrome de homer) y muchos de ellos son diagnosticados por primera vez cuando se presentan en el médico por alguna molestia o se someten a algún tipo de revisión o reconocimiento médico. El pronóstico promedio es de 200 días, pero si se coge temprano, existe hasta un 73% más de probabilidades de sobrevivir durante más de cinco años.