Dolores de cabeza a causa de la fiebre

Esta sintomatología suele ser consecuencia de un resfriado común o de una gripe

Marta Valle

La fiebre supone uno de los signos más evidentes que tiene nuestro organismo para avisarnos de que algo no marcha bien y que, por tanto, es posible que hayamos contraído algún tipo de enfermedad. Es frecuente que dichos procesos febriles vengan acompañados de fuertes y continuos dolores de cabeza. Esta sintomatología suele ser consecuencia de un resfriado común, una gripe o, incluso, una alergia y puede llegar a incapacitarnos para realizar nuestras tareas cotidianas. De esta forma, la búsqueda de un tratamiento para aminorar sus efectos negativos se va a convertir, dado el caso, en una absoluta prioridad.

Causas comunes del dolor de cabeza provocado por la fiebre

Dolor de cabeza por fiebre

Según los informes médicos, los procesos que vinculan la fiebre con las jaquecas se deben fundamentalmente a infecciones. Éstas pueden abarcar desde los más leves resfriados hasta patologías mucho más serias como pueda ser la meningitis. Dentro de este grupo, las infecciones virales son los factores más comunes de las cefaleas producidas por procesos febriles, en las que podemos encontrar enfermedades tales como el sarampión, la neumonía, la bronquitis, la amigdalitis, las infecciones de oído, la hepatitis o las infecciones del tracto respiratorio.

En un segundo grupo de causas hallamos las llamadas infecciones bacterianas.  Éstas suelen ser enfermedades graves y difíciles de detectar, por lo que si nos topamos con estas circunstancias deberemos acudir al médico de cabecera para que nos realice un cultivo. Entre las patologías relacionadas encontramos la faringitis, la tuberculosis, el abceso cerebral, la fiebre tifoidea, la meningitis, las intoxicaciones alimentarias, la gastroenteritis y las infecciones del tracto urinario.

Además de los procesos infecciosos existen otras patologías cuya sintomatología puede llegar a ligar los dolores de cabeza con la fiebre. Se trata de enfermedades de diferente nivel de gravedad y que, según cada caso concreto, tendrá un tratamiento específico y adaptado a sus efectos. Se trata de procesos tales como la malaria, la diarrea, la alta o baja presión arterial, las alergias alimentarias, el estreñimiento, el cáncer, la anemia, los tumores o las deficiencias graves tanto de vitaminas como de minerales. También factores nerviosos como el estrés o la ansiedad pueden redundar en sintomatología como la comentada.

Si lo que tienes es fiebre propia de un estado griposo o enfermedad común, puedes probar con algún medicamento de venta libre como el paracetamol y el ibuprofeno, o los parches Arkofebril de laboratorios Arkopharma, que sustituyen a las viejas toallitas mojadas con agua para reducir la temperatura corporal y reducir el malestar.