La fibra puede provocar dolores de estómago, ¿por qué?

Marta Valle

El consumo de fibra es muy importante en cualquier dieta que se precie puesto que contribuye a una mejora de la salud de los intestinos además de ayudar a reducir tanto el colesterol como las grasas en nuestro organismo. En aquellas rutinas alimentarias que dispongan una restricción palmaria de las calorías a ingerir, la fibra supone un elemento favorecedor puesto que agrega masa y nos hace sentirnos más llenas. Sin embargo, un consumo inadecuado y excesivo de esta sustancia puede provocar anomalías de diverso tipo en nuestro sistema digestivo, llegando a producir síntomas como gases, hinchazón o dolor en el estómago.

Relación entre el consumo de fibra y el dolor de estómago

Los profesionales de la nutrición recomiendan generalmente un consumo mínimo al día de unos veinte gramos de fibra, aunque otros médicos indican que esta proporción no debería superar los treinta gramos. En el caso de ingerir dosis muy altas de fibra, especialmente si se trata de productos no solubles como la fibra de salvado, es posible que lleguemos a desarrollar alguna anomalía relacionada con el estómago. Dado el caso, resulta más efectivo consumir esta sustancia en frutas y verduras, siempre insertas en una rutina alimentaria sana y equilibrada.

Resulta importante para aquellas mujeres que no estén acostumbradas a ingerir fibra regularmente que se vayan acostumbrando de forma paulatina, intentando aumentar las cantidades progresivamente. Como hemos comentado, el consumo de una excesiva cantidad de fibra, sobre todo si ésta no es soluble, puede acarrear la aparición de numerosos problemas intestinales como dolor de estómago, flatulencias, malestar general o diarrea.

Si estamos llevando a cabo una dieta muy rica en fibra aconsejada por un profesional de la nutrición, debemos tener en cuenta que ésta llega a consumir cantidades muy elevadas de agua de nuestro organismo. Aunque muchos alimentos, como las verduras y las frutas, poseen una importante carga de este líquido, debemos complementar nuestra rutina alimentaria con mucha agua de cara, por un lado, a hidratarnos y, por otro, a prevenir cualquier consecuencia negativa que pueda disponer la fibra sobre nuestro estómago.

 

Puedes leer más artículos similares a La fibra puede provocar dolores de estómago, ¿por qué?, en la categoría de Dolor de estómago en Diario Femenino.