Gárgaras para aliviar el dolor de garganta

El remedio más eficaz se hace con agua y sal

Silvia Bernadó

Gárgaras para aliviar el dolor de garganta

Cuando te duele la garganta, cualquier remedio es bueno para reducir las molestias. Las gárgaras pueden ayudarte a aliviar el dolor de garganta y es un remedio casero muy rápido y sencillo de preparar. Se trata de una solución que te puede ayudar a notar una mejoría instantánea. 

Las gárgaras te alivian el dolor de garganta

Toma notas de los siguientes remedios que te pueden ayudar para reducir el dolor de garganta. 

+ Gárgaras con agua con sal

El remedio más popular son las gárgaras a base de agua con sal. Para prepararlo, calienta una taza de agua hasta que ésta esté tibia, añádele una cucharadita de sal de mesa y mézclalo. Luego haz gárgaras con esta solución varias veces al día. Puedes incluso añadirle bicarbonato a la mezcla, usando solo media cucharadita de sal y media de bicarbonato.

Además del más conocido es el más eficaz, puesto que la solución de agua con sal ayuda a neutralizar los ácidos de la garganta, restableciendo el equilibrio natural del PH, aliviando así la sensación de ardor. Además, las membranas mucosas quedan menos irritadas. Hacer gárgaras con agua salada ayuda también a eliminar la mucosidad e incrementar el flujo sanguíneo de tu garganta. Si bien es cierto, esto no ayuda a curar totalmente el dolor de garganta, pero sirve para aliviar los síntomas y contribuye a que la recuperación sea más rápida.

+ Gárgaras con vinagre de manzana

Aunque el agua con sal es el remedio más habitual y eficaz, existen otras mezclas con las que puedes hacer gárgaras para aliviar el dolor de garganta. La primera es a base de vinagre de manzana. Calienta una taza de agua hasta que ésta esté tibia, no dejes que llegue a hervir, luego añádele dos cucharadas de vinagre de manzana y mézclalo. Con ésta solución haz gárgaras varias veces al día.

El dolor de garganta se alivia con las gárgaras

+ Gárgaras con infusión de tomillo

Si prefieres un remedión con mejor sabor, te proponemos una infusión de tomillo. Pon agua a hervir y luego añádele tomillo seco, déjalo en el fuego unos diez minutos y retíralo. Luego cuela la mezcla y haz gárgaras cuando la infusión esté tibia.