Dolor de garganta y tos: cómo tratarlo y cómo prevenirlo

¿Qué hacer cuando el dolor de garganta viene acompañado de tos?

Silvia Bernadó

Dolor de garganta y tos: cómo tratarlo y cómo prevenirlo

La sequedad en el ambiente o el virus de la gripe pueden provocarnos dolor de garganta, cada uno en un grado y con unos síntomas diferentes, pero necesarios de conocer para poder tratarlos. El dolor de garganta puede venir acompañado de fiebre, dolor de cabeza, dolores de estómago o tos, por ejemplo. Te contamos cómo tratarlo y cómo prevenirlo. 

Cuándo el dolor de garganta viene acompañado de tos

El dolor de garganta o faringitis está producido por una inflamación dolorosa de la faringe. Además, también se puede sufrir tos, sequedad e irritación en la garganta.

Si además de dolor en la garganta y tos, tienes ronquera, te duele la garganta al tragar, congestión nasal, enrojecimiento de los ojos y/o diarrea, es que sufres una faringitis. Esta puede ser viral o bacteriana pero, por lo general, la viral hace que tengas más tos. 

Cómo tratar el dolor de garganta y la tos

Tanto el dolor de garganta como la tos necesitan ser tratados, por eso te recomendamos que, si no sufres de una faringitis infecciosa y, por lo tanto, no debes tomar antibióticos, tengas en cuenta los siguentes consejos:

+ Beber muchos líquidos para mantenerse hidratado.

+ Hacer gárgaras con agua tibia y sal para aliviar el dolor de garganta.

+ Usar un vaporizador para aliviar la sequedad de la garganta, y así, la tos.

+ Tomar pastillas para la garganta.

+ Guardar reposo.

+ Tomar un antitusivo y/o anitmucolítico.

En caso de sufrir de una infección bacteriana deberás acudir a tu médico para que te pueda hacer un diagnóstico detallado y darte un tratamiento específico, generalmente a base de antibióticos. 

Consejos para prevenir el dolor de garganta

Cuando hay dolor de garganta y además tos

Aunque no se puede prevenir el dolor de garganta 100%, si existen algunas medidas que puedes tomar para intentar evitarlo:

+ Lavarse las manos con mucha asiduidad, más si se trabaja o se está en contacto con niños.

+ Tomar vitamina C, de forma natural o en suplementos.

+ No estar en habitaciones secas, usar humificadores si es necesario.

+ Evitar las corrientes de aire.

+ Evitar los lugares con mucho humo, puesto que seca la garganta y aumenta las posibilidades de tener tos.

Si sufres dolor de garganta y tos durante varios días seguidos y con remedios naturales y farmacéuticos no mejora, deberás acudir a tu médico, pues podría tratarse de alguna enfermedad que necesita de tratamiento específico.