Dolor de garganta por placas de pus: causas, diagnóstico y tratamiento

Este tipo de dolor de garganta puede ser una faringitis, laringitis o amigdalitis

Silvia Bernadó

El dolor de garganta por placas con pus: causas, diagnóstico y tratamiento

El dolor de garganta es una molestia o irritación de la garganta, que puede tratarse de diferentes enfermedades, una faringitis, una laringitis o una amigdalitis. Las placas de pus aparecen cuando hay una amigdalitis, es decir, cuando las amígdalas están inflamadas. Si tienes dolor de garganta provocado por placas de pus, te interesa saber cuáles son las causas, cómo se hace su diagnóstico y cuál es el tratamiento. Te lo contamos. 

Cómo se originan las placas de pus

Hay muchas causas por las cuales se puede desencadenar un dolor de garganta, una infección vírica, una infección bacteriana y también por motivos no infecciosos. La aparición de placas de pus es una infección del sistema respiratorio que se manifiesta con bolsas de pus en la garganta. Pueden ser una consecuencia de un resfriado común, una gripe o una mononucleosis infecciosa, por ejemplo.

Síntomas de tener placas de pus en la garganta

Si tu dolor de garganta está provocado por placas de pus, puedes presentar algunos o todos los siguientes síntomas:

+ Puede existir un dolor de garganta que provoque que tragar sea más complicado y molesto. 

+ Las placas de pus pueden también provocar dolor de oídos, que tiende a ser muy molesto.

+ También puede aparecer rojez en la garganta, se pueden observar las amígdalas inflamadas y cubiertas de unas sustancia de color blanquecino, el pus. 

+ Cuando se tiene placas de pus en la garganta, puede aparecer también fiebre

Qué produce el dolor de garganta por placas de pus

Tratamiento para las placas de pus

Cuando tu dolor de garganta no es una simple faringitis y está provocada por placas de pus, deberás acudir a tu médico. Generalmente se receta un tratamiento de antibióticos, éste es muy importante seguirlo hasta el final, porqué en caso de dejar un tratamiento de estas características a medias, puedes arriesgarte a que la enfermedad vuelva a rebrotar. Además, hay que acompañar muchas veces este tratamiento de antitérmicos para rebajar la fiebre. Existen otros fármacos que también te pueden ayudar a aliviar la irritación de la garganta.

Además puedes utilizar algunos remedios caseros como beber agua tibia con miel, gárgaras de agua tibia con sal o poner un humificador en la habitación, por ejemplo. 

Sigue los consejos de tu médico para que las placas de pus se vayan cuanto antes y recuperes la salud.