Dormir con o dormir sin sujetador, ¿qué es mejor?

Duermas con o sin sujetador, lo que sí es importantísimo es utilizar una talla adecuada

María Cerrato de la Fuente

¿Cuántas veces no hemos hablado con otras mujeres, amigas, familiares… sobre si dormir con o dormir sin sujetador? Cada mujer es un mundo con respecto a este tema. A unas les gusta dormir sin nada, otras optan por camisetas con sujeción especial y otras no se quitan el sujetador ni por el día, ni tampoco por la noche. Es cuestión de gustos, vale, pero lo importante es saber si es saludable dormir con sujetador o si, por el contrario, es mejor irse a la cama sin él. 

Riesgos de dormir con sujetador

+ Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de decidir si dormimos o no dormimos con sujetador. Según algunos estudios, uno de ellos es que durante la noche se eliminan toxinas de forma natural, mediante drenaje linfático y, si dormimos con sujetador éste comprime los ganglios de la zona y los canales linfáticos por lo que pueden originarse retenciones de líquido que, a la larga, pueden originar posibles quistes, nódulos o tumores.

+ Además, los sujetadores pueden comprimir la zona de senos y axilas, dificultando la correcta circulación de la sangre. Por ello, muchos especialistas recomiendan llevar el sujetador puesto como máximo 7 horas diarias.

+ Por otra parte, llevar el tejido del sujetador durante nuestras horas de sueño hace que la temperatura en la zona se eleve innecesariamente, algo que, a largo plazo, podría resultar perjudicial para nuestra salud, ya que las mamas precancerosas tienen una temperatura superior en comparación con las sanas.

+ Otro factor a tener en cuenta es el necesario movimiento. El pecho necesita más libertad de movimiento para la libre circulación de la linfa y su masaje y con un sujetador no se mueve porque está sujeto y rígido y, casi siempre, de forma muy poco anatómica con los rellenos, los aros, ballenas…

¿En  qué casos se recomienda dormir con sujetador?

No obstante, en función del tamaño de los senos puede resultar incómodo dormir sin sujetador. Incluso muchos especialistas prescriben a las mujeres que tienen un busto grande, dormir con esta prenda por su salud y su comodidad. En este sentido, conviene tener en cuenta que existen en el mercado sujetadores para dormir, que son muy finos y disponen de una forma adecuada para que los senos estén colocados de forma anatómica y no estén comprimidos. Además, permiten la transpiración pues son de algodón y no tienen aros, ni varillas y llevan una sujeción especial en los laterales que son los lugares que más peso soportan en la cama al dormir de lado. De hecho, lo recomendado es dormir de lado, ni boca arriba ni tampoco boca abajo para que el pecho no sufra.

De cualquier manera, el uso habitual de sujetador por el día o la noche, no exime de que los senos acaben perdiendo firmeza, al contrario de lo que se creía antes. Es más, el sujetador actúa realizando el efecto contrario ya que hace que perdamos la firmeza natural de nuestros pechos y acelera la aparición de estrías. Esto es debido a que la musculatura natural de la zona deja de trabajar. Pero, por supuesto, no se puede recomendar que todo el mundo vaya sin sujetador de forma habitual ya que, como todo, depende de las necesidades de cada mujer y, sobre todo, del tamaño de sus mamas; en mujeres con más pecho, lo mejor y más cómodo es llevarlo recogido y sujeto. Por eso, nuestra recomendación es que se tienda a la utilización de sujetadores deportivos, sin aros ni ballenas, sin relleno y de algodón para que el pecho transpire.

Duermas con o sin sujetador, lo que sí es importantísimo es utilizar una talla adecuada, algo que las mujeres no hacemos. Si llevamos un sujetador con una copa más pequeña de la que nos corresponde, comprimiremos nuestros senos, impidiendo la correcta circulación de la sangre.