Cómo evitar el dolor de espalda por hacer abdominales

Marta Valle

Los músculos abdominales representan una parte del cuerpo que nos preocupa especialmente. A ninguna de nosotras nos gusta mirarnos al espejo y contemplar un exceso de barriguita, por lo que tendemos a buscar modalidades deportivas que nos ayuden a trabajar este área corporal. En algunas ocasiones, nos quejamos de algunas rutinas deportivas que nos proponen en centros deportivos o gimnasios dado que tienden a dañar la espalda al incidir en exceso sobre esta parte del cuerpo. Por lo tanto, para evitar estas dolencias habremos de tomar algunas determinaciones y tener en cuenta los ejercicios que más pueden dañar la espalda.

Relación del dolor de espalda con la realización de ejercicios abdominales

Los principales problemas que se nos presentan a la hora de realizar abdominales se materializan tanto por una ejecución errónea de los ejercicios como por una mala elección de la rutina en función de nuestro nivel y de la fortaleza física que dispongamos. Resulta muy importante tener en cuenta esos factores pues en un medio plazo la espalda podría resentirse hasta tal punto de provocar dolencias severas y que redunden en una compleja recuperación. Para ello, deberemos consultar con nuestro monitor y descartar todos aquellos movimientos que resulten nocivos para la columna vertebral.

evita el dolor de espalda por hacer abdominales

Teniendo en cuenta este planteamiento, una ejecución correcta de los ejercicios, en la que concentremos toda la tensión en la zona trabajada, va a ser fundamental para no dañar innecesariamente cualquiera de las áreas sensibles de la espalda. Unos de los movimientos más frecuentes a la hora de provocar anomalías en la parte posterior del cuerpo son los abdominales realizados en banco inclinado con los pies sujetos. Al ser un recorrido excesivamente largo, presionamos más de la cuenta los lumbares pudiendo generar dolencias musculares.

También, los ejercicios abdominales que conllevan la elevación del tronco pueden ser disfuncionales con respecto a nuestra espalda ya que tendemos a colocar las manos detrás de la nuca, obligando a la zona cervical a doblarse anormalmente. Para evitar este daño, podemos colocar las manos de forma paralela a nuestras orejas o cruzadas sobre nuestro pecho intentando mantener la columna recta en todo momento.

Puedes leer más artículos similares a Cómo evitar el dolor de espalda por hacer abdominales, en la categoría de Espalda en Diario Femenino.