Cuando el dolor de espalda afecta a la visión

Marta Valle

Dolor de espalda que afecta a la visión

Existen determinadas dolencias relacionadas con la espalda, que afectan concretamente a la zona cervical, que conllevan la generación de determinados síntomas que, aunque su aparición sea extremadamente rara, pueden manifestarse con cierta asiduidad. De modo específico, las cervicalgias son patologías que pueden materializarse a través de consecuencias negativas para nuestro organismo como el mareo o la visión borrosa. Dado este caso, es probable que la dolencia esté muy desarrollada y que, por tanto, se haya vuelto crónica, por lo que habrá que poner especial cuidado en observar la sintomatología asociada de cara a obtener un diagnóstico preciso.

Visión borrosa asociada a la generación de dolores en la espalda

Molestias como los dolores de cabeza, los mareos o la visión borrosa que dispongan un origen tensional y cervical con rectificación en la columna vertebral se deben generalmente a la contractura de los músculos del cuello, la cara o la cabeza. Por lo que podemos concluir que las únicas dolencias localizadas en la espalda que pueden generar problemáticas en la visión son las que atañen a la zona del cuello.

Sin embargo las contracturas en las cervicales no aparecen de forma espontánea. Todos los músculos disponen de un grado de tensión regular que mantienen a lo largo de toda la jornada, lo que es debido a que algunos de ellos son los encargados de sostener tanto la cabeza como las extremidades superiores. Sin embargo, debido a factores con carácter externo al propio funcionamiento de la musculatura de la espalda, este tono de tensión se modifica ocasionalmente ya sea por causas como el estrés, la ansiedad, el mantenimiento sostenido durante mucho tiempo de posturas inadecuadas o los propios nervios asociados a cualquier actividad rutinaria.

Si llegamos al extremo de presentar sintomatología anormal en los órganos de la visión debido a dolores en la espalda, deberemos consultar con un médico, aunque probablemente el método más adecuado para solventar esta circunstancia resida en los propios tratamientos fisioterapéuticos pasivos tales como masajes. También los ejercicios físicos específicos para las cervicales, los fármacos de venta libre, la aplicación de calor o el reposo pueden procurar una recuperación más sencilla.