El cáncer de vagina: lo que debes saber

María José Roldán Prieto

Qué es el cáncer de vagina

El cáncer de vagina es un cáncer poco común que se produce en la vagina, es decir, en el tubo muscular que conecta el útero con los genitales externos. El cáncer vaginal se produce con mayor frecuencia en las células que recubren la superficie de la vagina - el canal del parto-. Existen varios tipos de cáncer que pueden extenderse desde la vagina a otros lugares del cuerpo, pero el cáncer puede comenzar en la zona de la vagina, aunque es raro. Las mujeres con cáncer de vagina en estadio temprano tienen probabilidades de cura, el cáncer vaginal que se ha extendido, es mucho más difícil de tratar y de curar. 

Síntomas y causas del cáncer vaginal

El cáncer vaginal precoz puede no tener síntomas, pero a medida que avanza puede empezar a presentar síntomas y señales como por ejemplo: un sangrado vaginal inusual, secreción vaginal acuosa, un bulto en la vagina, dolor al orinar, estreñimiento o dolor pélvico leve o moderado. Si presentas algunos de estos síntomas es mejor que acudas a tu médico para saber qué es lo que te está pasando, recuerda que el cáncer vaginal no siempre presenta señales pero su detección temprana es vital.

El cáncer de vagina comienza cuando las células sanas adquieren una mutación genética que convierte las células normales en células anormales. Las células sanas crecen y se multiplican a una velocidad establecida y se mueren. Las células cancerosas crecen, se multiplican fuera de control y no mueren. Las células anormales se acumulan y forman una masa o tumor -el cáncer-. Las células cancerosas invaden los tejidos cercanos y pueden desprenderse de un tumor inicial para extenderse a otras partes del cuerpo, esto se llama metástasis.

El cáncer vaginal puede dividirse en diferentes tipos dependiendo el tipo de célula dónde se inició el cáncer. Puede ser: cáncer de vagina carcinoma de células escamosas, adenocarcinoma vaginal, melanoma vaginal o sarcoma de la vagina. Los factores de riesgo son muy variados porque pueden ser: envejecimiento, por haber tenido relaciones sexuales a una edad temprana, fumar, tener muchas parejas sexuales, infección VIH, tener células atípicas en la vagina, etc. Es necesario que si crees que puedes tener un cáncer de vagina acudas a tu médico lo antes posible.