El insomnio en las mujeres

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Parece uno de los trastornos más democráticos que hay, porque los problemas de insomnio afectan a bebés, niños, adolescentes, adultos y ancianos; también es un mal globalizado, que encontramos en el primer mundo y en los países menos desarrollados. Sí, el insomnio afecta a todos, pero parece tener una clara preferencia por las mujeres.

El insomnio en las mujeres

Las mujeres son las principales afectadas por los problemas de insomnio y no es algo en lo que tengan que ver sus características biológicas, sino que se trata de un asunto sociocultural. ¿Por qué las mujeres sufren más de insomnio que los hombres? La respuesta es mucho más sencilla que la solución: por la presión. Es innegable la presión social a la que se ven sometidas las mujeres.

La actualidad impone un ritmo de vida frenético para mujeres, para hombres y hasta para niños en edad escolar. Se trata de un ritmo que favorece la aparición de problemas para dormir, así como los trastornos emocionales y el estrés. Pero son las mujeres las que cargan con el mayor peso de responsabilidad. Mujer, profesional, madre, esposa, amiga e hija, son las principales funciones que tiene que desempeñar una mujer a lo largo de un día que solo tiene 24 horas.

Los especialistas del sueño recomiendan que para evitar el insomnio hay que ir bajando el ritmo según avanza la tarde. Los niños pueden hacerlo, los ancianos pueden hacerlo y la mayoría de los hombres puede hacerlo. Pero la gran mayoría de las mujeres no se puede permitir reducir el ritmo por falta de tiempo. No pueden desatender sus obligaciones familiares por más que se acerque la hora de ir a dormir.

Solucionar el problema de insomnio en las mujeres

No existe el remedio para que millones de mujeres en todo el mundo vuelvan a dormir bien y recuperen su calidad de vida. Si los tratamientos para el insomnio requieren prestar atención a los detalles, en el caso de las mujeres estamos ante un problema más complicado. El mito de la supermujer es una forma de explotación encubierta en el logro personal y profesional. El objetivo no es ser una superwoman, sino una mujer feliz.

Por eso las mujeres deberían empezar a revisar posiciones en sus prioridades. ¿Prefieres preparar una suculenta cena o prefieres comer un sándwich ligero y así tener más tiempo para descansar? La respuesta parece evidente, pero no todas son capaces de reorganizar prioridades, sobre todo, si son ellas las que están a cargo del bienestar de toda su familia.

Puedes leer más artículos similares a El insomnio en las mujeres, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.