Narcolepsia: cuando el insomnio decide tu sueño

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los trastornos del sueño conllevan consecuencias graves para la salud, en forma de debilitamiento del sistema inmunitario, de agotamiento, falta de concentración o de aislamiento social. Pero una de las variedades del insomnio que más nos preocupa es la narcolepsia, porque estamos ante una enfermedad crónica y un trastorno del sueño que puede llegar a ser incapacitante.

Qué es la narcolepsia

Las personas que sufren narcolepsia no deciden cuándo ni dónde se quedan dormidas. Se trata de una somnolencia diurna excesiva que puede ir acompañada de alucinaciones, parálisis y cataplejía. En los casos más graves, se pierde del control de los músculos y pueden caer al suelo. Es fácil deducir los riesgos de este trastorno del sueño del que no se conocen sus causas, pero sí sus consecuencias.

Según el grado del trastorno, una persona que sufre narcolepsia puede tener muchos problemas en su vida laboral y social, puede estar incapacitada para realizar determinados trabajos, para conducir un vehículo y puede llegar a ser una persona dependiente a la que no se puede dejar sola por riesgo a esa caídas que son prácticamente una pérdida de consciencia.

Las diferentes formas en que se manifiesta la narcolepsia pueden llegar a afectar seriamente la vida de la persona que lo sufre. Las alucinaciones se producen entre las fases del sueño, lo que perjudica considerablemente la calidad del sueño. Por su parte, la parálisis ocurre un poco antes de quedarse dormida o un poco antes de despertar y su cuerpo se puede quedar inmovilizado durante unos segundos. Con estas sensaciones, es muy frecuente que la narcolepsia vaya asociada a un trastorno depresivo.

Tratamiento para la narcolepsia

Por tratarse de una enfermedad crónica la narcolepsia no tiene cura, pero sí puede llegar a tratarse y mejorar considerablemente la calidad de vida. En la mayoría de los casos se trata con fármacos estimulantes para poder mantenerse despierto, pero también con antidepresivos para reducir las alucinaciones y la cataplejía.

Aunque el tratamiento para la narcolepsia también incluye algunos cambios en los hábitos de vida y una adecuada higiene del sueño, como ocurre con todos los tipos de insomnio. Una persona con narcolepsia va a necesitar más que nadie seguir unos horarios regulares, no solo para acostarse y levantarse sino en todas sus actividades diarias.

Generalmente, las personas que sufren narcolepsia también van a necesitar un tratamiento psicológico que les ayude a sobrellevar las consecuencias de su enfermedad y a afrontar el día a día con su problema reduciendo los posibles riesgos. Y en todo caso, lo ideal que la narcolepsia sea supervisada por un especialista del sueño.

Puedes leer más artículos similares a Narcolepsia: cuando el insomnio decide tu sueño, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.