Yoga para el insomnio: encuentra el equilibrio y el sueño

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El insomnio tiene diferentes causas, pero si hay un elemento común a todos los tipos de insomnio y cuya carencia nos impide dormir, es la relajación. Un estado de ánimo relajado, donde no tengan cabida los nervios, las preocupaciones, pero tampoco la euforia es lo que necesitamos para meternos en la cama y lograr un sueño reparador.

Estamos hablando de ese equilibrio que necesitamos, más que nunca a la hora de dormir, y que perdemos porque no sabemos cómo manejar nuestras emociones. Pero hay una técnica que puede ayudarnos a recuperar el equilibrio, la tranquilidad y el sueño y es el yoga.

Los beneficios del yoga para el insomnio

El yoga es una de las técnicas más alabadas para mejorar nuestra calidad de vida. Se trata de una práctica milenaria que combina las posturas, la respiración y la meditación para lograr un equilibrio entre cuerpo y mente y llegar a un estado de control sobre nuestro propio cuerpo y sobre nuestras emociones. Por eso se recomienda practicar yoga para los casos de depresión, estrés y ansiedad. Y también para el insomnio.

Sabemos que muchos de los casos de insomnio son producto de la ansiedad, del estrés y de una mala gestión de las preocupaciones diarias. El yoga reduce considerablemente los síntomas de esa ansiedad y con su práctica podemos encontrar el sosiego que necesitamos para dormir. Además, practicar yoga ayuda a eliminar la tensión muscular, fundamental si queremos mantener nuestra calidad del sueño.

Posturas de yoga para dormir

Dentro de las posturas que se practican en una clase de yoga hay algunas que están especialmente orientadas para combatir el insomnio. Es el caso de la postura del bebé feliz, que se realiza tumbada de espaldas y subiendo las piernas hasta que puedas tocar los pies. Esta postura relaja la zona lumbar y reduce el ritmo cardiaco por lo que te encuentras en las situación óptima para dormir.

Otra de las posturas que más favorecen el sueño es la postura del cadáver, aunque requiere unas semanas de práctica. Esta postura combina la relajación y la meditación y se realiza tumbada en el suelo como un cuerpo muerto. Poco a poco tienes que intentar ir relajando cada parte de tu cuerpo. Aunque la postura más fácil y que también resulta perfecta para los casos de insomnio es la Shukhasana, que se realiza sentada, con las piernas cruzadas colocando los pies bajo las rodillas y posando las manos en las rodillas.

En todo caso, para empezar en la práctica del yoga conviene ponerse en manos de un profesional. Con el tiempo, podrás realizar estas posturas sin ninguna supervisión antes de ir a dormir y combinarlas con los ejercicios de respiración que te indiquen en clase.

 

Puedes leer más artículos similares a Yoga para el insomnio: encuentra el equilibrio y el sueño, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.