Lavar las prendas antes de estrenarlas, básico para tu salud

Los tejidos de las prendas nuevas pueden ser portadores de bacterias y gérmenes

María Cerrato de la Fuente

Ir de compras y estrenar ropa nueva es uno de los mayores placeres para la mayoría de las personas. ¿Cuántas veces no hemos ido durante la tarde a buscar algo que ponernos para la cena que tenemos esa misma noche? Por supuesto, cuando esto nos pasa, no tenemos tiempo de lavar la prenda o prendas que vamos a estrenar unas horas después. Pues has de saber que, si no lavas la ropa antes de ponértela, estás poniendo en riesgo tu salud. Te contamos por qué.

Lavar una prenda antes de estrenarla debería convertirse en una rutina, ya que no hacerlo puede suponer un peligro para nuestra salud. Esto es porque las telas están expuestas a elementos químicos en su proceso de fabricación, además de a bacterias y gérmenes, al pasar por numerosas manos, no solo en su fabricación, sino una vez en que la prenda ya está en la tienda.

¿Por qué debemos lavar las prendas antes de estrenarlas?

En el proceso de fabricación de los tejidos éstos son rociados con productos anti-moho para evitar que aparezcan este tipo de hongos en su proceso de transporte en cajas o ante cualquier exposición a humedad; también se añaden productos químicos a la hora de transformar el tejido en tela a través de maquinaria o colorantes para que se adhieran a las fibras y las telas tengas los colores y estampados adecuados; incluso las fibras naturales son rociadas con productos químicos para tratarlas. Todos estos productos permanecen en los tejidos hasta que éstos son lavados, pudiendo suponer un riesgo para tu piel, que podría desarrollar algún tipo de alergia o dermatitis.

Incluso antes de comenzar la fabricación del tejido, ya se han añadido productos químicos. Por ejemplo, las plantaciones de algodón se rocían con pesticidas. Pero esto no acaba aquí, ya que normalmente, estas prendas son mezcladas con otros tejidos que las hacen más flexibles y más fáciles al planchado, esto son fibras sintéticas como el nylon o el poliéster que se fabrican de forma química.

Además, si nos fijamos en el etiquetado de determinadas prendas, podemos apreciar que no solo pasan por diferentes manos, sino que en muchas ocasiones por países de todo el mundo, con legislaciones diferentes con respecto al uso de químicos. Ingredientes como las resinas, hechos a base de azo-anilina y formaldehido, pueden ser dañinos para la piel e, incluso, si se utilizan en grandes cantidades, cancerígenos. No obstante, la cantidad que se utiliza para la fabricación de prendas es mínima, pero aún así, lavando las prendas, se puede eliminar por completo y evitar que estos compuestos entren en mínimo contacto con nuestra piel. ¿Quieres algún motivo más para lavar tus prendas antes de estrenarlas? 

¿Qué prendas deben lavarse antes de estrenarlas? 

Las prendas son manipuladas por infinidad de personas en cada uno de sus procesos:  fabricación, embalaje, transporte... Pero también por los dependientes de la tienda, que lo sacan, tocan y cuelgan en perchas, pasando por todos los potenciales consumidores que tocan las telas o que se prueban las prendas en el probador o en sus casas. Todo ello supone miles de gérmenes y bacterias que pululan a sus anchas por los tejidos de las prendas.

Por poner un ejemplo gráfico, una persona que ha estado enferma con un virus gastrointestinal y que ya encuentra algo mejor para ir de compras, puede ser portadora de ese virus y dejarlo en las prendas que se ha probado con el riesgo de que la siguiente persona que se la pruebe, pueda contagiarse. Y no es ninguna exageración, pues los gérmenes pueden vivir semanas e incluso meses en la ropa.

Por supuesto, el riesgo se incrementa en caso de ser prendas que se prueban en contacto con la piel, como biquinis, camisetas o pantalones. No tanto en el caso de abrigos o chaquetas. Pero las prendas no solo pueden ser portadoras de virus o bacterias, también de piojos u hongos.

Se trata de problemas complicados de aparecer, pero que pueden hacerlo en un momento determinado en el que estemos bajos de defensas o si tenemos la piel sensible. Unos problemas que se pueden solucionar fácilmente si nos concienciamos de la necesidad de lavar las prendas antes de usarlas. Inclusola OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) hace hincapié en la recomendación de lavar las prendas recién compradas, máxime cuando se trata de ropa de bebé o de niños.

Puedes leer más artículos similares a Lavar las prendas antes de estrenarlas, básico para tu salud, en la categoría de Salud en Diario Femenino.