Consejos para dormir mejor en la menopausia

Consejos para dormir mejor en la menopausia

Uno de los trastornos derivados de la menopausia que más afecta a las mujeres en esta etapa es el insomnio. Los diferentes síntomas de la menopausia como los sofocos, la sudoración nocturna, el desánimo, la ansiedad y los cambios hormonales producen alteraciones del sueño como el insomnio, que pueden perjudicar el día de día de la mujer que lo padece.

El insomnio en la menopausia

Son muchos los factores que favorecen la aparición del insomnio en la menopausia. Los cambios físicos producidos en esta etapa de la vida pueden impedir fácilmente el descanso nocturno, algo que complica a su vez otros síntomas de la menopausia como la fatiga, la falta de concentración y la depresión.

Son bien conocidos síntomas menopaúsicos como los sofocos que pueden presentarse a cualquier hora del día, pero son especialmente frecuentes durante la noche. Estos sofocos, unidos a la sudoración nocturna provocan la interrupción del sueño y son motivo de ansiedad y nerviosismo que dificultan el descanso.

Además, todos los cambios emocionales provocados por entrar a esta nueva etapa vital que supone el inicio de la madurez, hacen que numerosas mujeres en esta edad vayan a la cama con la cabeza llena de preocupaciones por su situación física y emocional. Tal es así, que la menopausia es la época en la que más mujeres se inician en la toma de ansiolíticos.

Remedios contra el insomnio en la menopausia

Dada la importancia que tiene dormir bien en nuestras vidas, nos parece conveniente hacer un recuento de todos esos remedios que nos ayudarán a conciliar el sueño y a mejorar nuestra calidad de vida. Estos consejos para dormir mejor empiezan, desde luego, con evitar las bebidas excitantes, como el café, el té o los refrescos, a última hora de la tarde.

También es conveniente crear en el dormitorio un ambiente de descanso, relajante y acogedor y acostarse con ropa cómoda. Para combatir los sofocos, un buen remedio es tener cerca un spray de agua termal que aliviará bastante estas molestias típicas de la menopausia.

En cualquier caso, conviene siempre mantener una higiene del sueño adecuada, esto es, mantener unos horarios regulares para cenar y para acostarse, darse un baño relajante antes de ir a dormir, o hacer cualquier otro ejercicio de relajación que nos permita meternos en la cama con la cabeza despejada y libre de preocupaciones.

Aunque debido a que estamos hablando de una alteración del sueño producida por los trastornos de la menopausia, no está de más pedir consejo médico parar recibir el tratamiento adecuado.

Laura Vélez  •  sábado, 1 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x