Ardor en la planta del pie: las causas de esta molestia

María José Roldán Prieto

Tener sensación de ardor en los pies puede ser causado por daños en los nervios de las piernas, algo que se conoce también como neuropatía. Aunque muchas condiciones médicas también pueden causar ardor de los pies como por ejemplo la diabetes. La mayoría de los tratamientos de ardor en los pies se centran en prevenir daños en los nervios y en reducir el dolor. El cuidado de los pies es imprescindible para mantener su salud.

Qué significa el ardor en la planta del pie

Muy a menudo la neuropatía es la causa del ardor en los pies. Las fibras nerviosas dañadas son más propensas a ser hiperactivas y a causar dolor. Los nervios dañados envían señales de dolor al cerebro a pesar de que no haya ninguna herida o lesión que muestre que el pie está lastimado.

La mayoría de personas que sufren ardor en los pies suele ocurrir porque los nervios de las piernas están dañados. Además del ardor, también se siente hormigueo y entumecimiento en los pies. Muchas personas se quejan de que sienten que sus pies son demasiado sensibles al tacto y esto hará que sientan más o menos sensación de ardor, ya que el nivel puede variar desde algo leve hasta algo que incapacite totalmente a la persona que lo padece.

La diabetes y el abuso de alcohol son las causas más comunes del ardor de pies. Aunque son muchas otras causas las que también pueden causar sensación de ardor en los pies como por ejemplo: la enfermedad renal crónica, deficiencia de vitamina B12 o B6, niveles bajos de tiroides, VIH, efectos secundarios de medicamentos, edemas o retención de líquidos, hipertensión, infecciones, hongos o infamación de pies, entre otras cosas.

Cuando se siente ardor en los pies además del hormigueo también se puede sentir rojez, hinchazón, aumento de sudoración, dolor o sensación de que queman. Si además de estos síntomas tienes otros adicionales, entonces será necesario que acudas rápidamente a tu médico por si tuvieras una afección más grave. Así tu médico podrá valorar la gravedad, el diagnóstico y pensar en el tratamiento más adecuado en tu caso.