Pies resecos: por qué se secan y cómo curarlos

María José Roldán Prieto

Si eres mujer te gustará tener unos pies bonitos y suaves, de esos que cuando llega el verano se muestran con orgullo y con las uñas bien cuidadas. Pero la realidad es que no todo el mundo tiene los pies perfectos, y es que en algún momento de la vida es muy probable que te encuentres con los pies resecos, pero, ¿por qué ocurre esto? 

Cuando unos pies están resecos pueden empezar a tener escamas, pieles que se levantan, escoceduras e incluso grietas con sangre que si no se cuidan pueden acabar en infecciones bastante dolorosas.

Los motivos de unos pies resecos

- Un calzado inadecuado.  Un calzado inadecuado puede hacer que tus pies estén resecos, además de sufrir dolores a causa de un mal apoyo o rozaduras porque el calzado no se adecua a ti.

- Envejecimiento. A medida que avanzamos en edad es natural que la piel pierda su elasticidad y por lo tanto empiece a reaccionar a los cambios de temperatura de forma negativa. A causa del frío tus pies pueden agrietarse y tener fisuras.

- Problemas en los pies. Puedes tener algunos problemas en los pies que causen que se resequen. La psoriasis, el pie de atleta u otras condiciones también pueden favorecer de forma rápida que tus pies se resequen y te duelan.

- Agua caliente. El agua caliente es un alivio para los dolores pero abusar del agua con alta temperaturas sólo hará que tus pies se resequen porque la capa que protege al pie se desprende.

- Jabones con productos químicos. El uso de jabones con productos químicos son agresivos para la piel por lo que es mejor evitarlos para evitar que tus pies se resequen e incluso que se irriten. 

Puedes leer más artículos similares a Pies resecos: por qué se secan y cómo curarlos, en la categoría de Pies en Diario Femenino.