¿El agua engorda?

¿El agua engorda?

Uno de los primeros consejos que dan los dietistas a quienes desean perder peso es incrementar el consumo de agua pues esta conduce gran parte de las toxinas acumuladas en nuestros tejidos, pero muchos hacen la salvedad de que esta ingesta debe ocurrir alejada de los horarios de comida lo que podría fortalece el falso mito de que el agua engorda.

Otros, por su parte, recomiendan a las personas interesadas en perder peso que beban un vaso de agua justo antes de sentase a la mesa con el propósito de engañar al estómago llenándolo de líquido de manera que este emita más rápidamente la señal de saciedad y con ello se reduzcan las cantidades de comida a ingerir.

¿El agua natural con gas engorda?

Pero más allá de la efectividad de un método u otro, no existe aval científico para la creencia de que el agua engorda pues en ninguna de sus formas (natural, carbonatada y cálcica) aporta calorías por lo que tomarla antes, durante o después de las comidas nada tiene que ver con los kilitos de más o menos que tengamos.

Lo que sí ocurre es que el líquido diluye los jugos gástricos y esto puede retardar la digestión, es por eso que las personas que padecen digestiones difíciles o pesadas deben evitar las bebidas, cualquiera que sea, durante o justo después de las comidas, de manera que sus jugos se concentren sólo en los alimentos sólidos y no se dispersen también en los líquidos.

Sin embargo, para quienes no sufren ningún trastorno digestivo, no existe razón dietética que justifique no llevar agua a nuestra mesa.

Rosa Mañas  •  martes, 22 de diciembre de 2009

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x