Hielo, frutas y té para las piernas cansadas

Consejos naturales contra las piernas cansadas

Napoleón Fernandez

 piernas cansadas

Aplicar bolsas de hielo sobre nuestras piernas cansadas después de una ardua jornada nos ayudará a tonificarlas y a reactivarles la circulación. Si el tiempo es poco puede, al menos, terminar el baño con una ducha fría sobre las piernas.

Consejos naturales contra las piernas cansadas

Comer frutos rojos en su estado natural como las moras, arándanos, y grosellas es otro efectivo remedio para las piernas cansadas pues nos incorpora -además de las vitaminas C y P (flavonoides)- sustancias conocidas como carotenoides que intervienen en la formación de los glóbulos rojos, favorece la absorción del hierro y participa en la síntesis del colágeno, sustancia esencial para la piel, los huesos y los dientes. Estas frutas son eficaces además en la prevención y el combate a las várices, esos pequeños hilillos azules que en solitario o en grupo, afean nuestras piernas.

El ginko biloba es una de las plantas más vendidas por los herboristas norteamericanos debido a sus propiedades casi milagrosas en terapias de diversa índole; si se la mezcla con una infusión de hojas de hamamelis aumenta la resistencia de las venas y disminuye la permeabilidad de los capilares, y con viña roja, fortifica los vasos sanguíneos.