Lácteos, tus aliados para adelgazar y sentirte bien

Los lácteos son el alimento más próximo al ideal del alimento completo

Lidia Nieto

Lácteos, tus aliados para adelgazar y sentirte bien

¿Lácteos sí o lácteos no? El debate está en la calle, en los medios de comunicación, en las casas familiares. Desde Diario Femenino hemos querido recurrir a expertos para que nos cuenten la importancia de los lácteos en nuestra alimentación y cómo de importantes son, por ejemplo, para las personas que están haciendo dieta. 

Por qué son tan importantes los lácteos en nuestra alimentación

Las lácteos son alimentos valiosos desde el punto de vista nutricional, pues aportan cantidades elevadas de proteínas de alta calidad, de muy variadas vitaminas (B1, B2, B12, A, D) y minerales (calcio, fosforo, magnesio, zinc, potasio) y destacan por su elevado aporte de calcio, potasio y magnesio, cuya ingesta es difícil que se alcance lo recomendado si se limita el consumo de lácteos. Además de los nutrientes enumerados anteriormente, los lácteos tienen componentes con beneficios en la salud, como péptidos con propiedades inmunomoduladoras, antimicrobianas, antihipertensivas y antitrombóticas. Aunque, como explica Rosa Mª Ortega, doctora en farmacia y catedrática de nutrición en la Universidad Complutense de Madrid, "ningún alimento es completo, salvo la leche materna en las primeras etapas de la vida, y por eso tenemos que incluir diversos alimentos en nuestra alimentación, aunque los lácteos siguen siendo, a lo largo de toda la vida, una fuente concentrada de muy variados nutrientes y son el alimento más próximo al ideal de 'alimento completo'. Por otra parte, las personas con mayor consumo de lácteos suelen tener dietas más correctas, con consumo más elevado de frutas, verduras, cereales...". 

Lácteos, fuente importante de calcio

Algunos cereales, verduras y pescados son ricos en calcio, pero pocos tienen cantidades tan altas de calcio como los lácteos y además la biodisponibilidad (posibilidad de absorción) del calcio de los lácteos es mejor que la del calcio de otros alimentos, pues en muchos hay inhibidores o componentes que bloquean la absorción del mineral (por ej. el oxálico de las espinacas, o el ácido fítico de cereales..); por otra parte en los lácteos hay componentes que ayudan a aumentar la absorción del calcio (caseína, relación calcio/fósforo, lactosa....)

Por todo esto, señala la experta, "no se pueden sustituir los lácteos por otros alimentos ricos en calcio, porque nunca se consigue el aporte suficiente de calcio para una dieta razonable. Entre el 50-60% del calcio que ingerimos procede de los lácteos, mientras que las verduras aportan aproximadamente el 7% y los pescados el 4%; si quitamos el 50-60% del calcio aportado por lácteos, tenemos que aumentar mucho el consumo de verduras o pescados para suplir el calcio eliminado". 

Lácteos y dieta

Los lácteos son alimentos útiles en las dietas de control de peso por ser hipocalóricos (en mayor medida los desnatados y semidesnatados), porque aportan muchos nutrientes que siguen siendo necesarios (aunque se haga dieta) y porque además se ha comprobado, en estudios de intervención para lograr pérdidas de peso, que a igualdad de ingesta energética, pierden más peso las personas que tienen ingestas más elevadas de calcio/lácteos. También en muestras representativas de la población se ha observado que los individuos con sobrepeso/ obesidad tienen consumo de lácteos menor que los individuos con normopeso. Por lo que el consumo de lácteos no es incompatible en dietas de adelgazamiento y en otro tipo de dietas, porque su consumo puede ayudar a lograr el objetivo perseguido y a mantener la situación nutricional