6 trucos fáciles que no conocías para saber si un coco está maduro

Cómo disfrutar del coco en su mejor punto de maduración

Laura García
Laura García Periodista

El coco es una de esas frutas que, aunque gusta mucho, suele comerse muy poco. Y es que muchas veces nos cuesta más elegir y dar con un buen coco que pelarlo y comerlo (que ya es decir). Con la cáscara dura y opaca con la que cuenta es un completo misterio saber cómo estará el interior. Sin embargo, es una fruta con una versatilidad increíble para mezclar en platos, desayunos, postres y batidos... ¿Por qué vamos a dejar de usarlo en la cocina? Mejor aprenderse estos 6 trucos fáciles que no conocías para saber si un coco está maduro y empezar a disfrutar de su sabor. ¡Presta atención! 

Consejos que debes tener en cuenta para elegir un coco maduro

Como siempre te recomendamos es mejor si tu puedes tocar la fruta que vas a escoger en el supermercado o la frutería. No hablamos de manosear absolutamente todas las piezas de fruta pero sí de poder escoger, comparar y ver de cerca lo que vamos a comprar. Esto nos permitirá poder apreciar de cerca ciertas características que diferenciarán a una pieza madura de una que no lo está. Vamos a verlo.

1 Echa un vistazo a los agujeros

Los tres agujeros con los que cuentan los cocos son las partes a las que más debemos prestar atención. Si ejercemos una cierta presión contra ellos no debemos encontrar mucha humedad y deben estar algo más blandos que la cáscara dura, pero no demasiado. Si es así significará que lleva muchos días cosechado. 

Otro aspecto importante es que no tengan germinación. Muchas veces algunos cocos están "deformados" y esto nos impide ver si tienes germinación a través de los agujeros. Si es así, es un indicador de que llevan mucho tiempo cosechados y la posibilidad de que estén mohosos se multiplica. 

2 El aspecto

Como pasa con otras muchas frutas, el aspecto de la cáscara es muy importante. Sin embargo, debes prestar mucha atención porque el coco puede despistarte un poco: no debe haber ni rastro de moho ni zonas que estén más blandas o más húmedas. 

3 El líquido del interior

Una de las pistas más fiables que nos puede dar el coco es precisamente una de sus más llamativas características: el líquido de su interior. Si agitamos el coco debemos oír el líquido moviéndose. Si oímos poco significa que la pieza de fruta aún no está lo suficientemente madura. Debemos agitarlo y oírlo bien. De hecho, cuanto más líquido oigamos más fresco estará el coco.

4 El peso

Un coco no puede ser ligero, debe tener un peso que se corresponda con el tamaño que tiene. Esto va muy en relación con el punto anterior. Si tiene más líquido también tendrá más peso, por lo que estará en su punto. Lo notaremos enseguida pero si nos cuesta trabajo siempre podemos coger varios cocos y comparar el peso entre ellos. Elige siempre el que más pese, será el más fresco y maduro.

5 La cáscara

La cáscara de un coco joven suele ser verde y va cambiando según va madurando a un color canela oscuro, por lo que cuanto más se acerque a este, más maduro estará. Además, deberás tener en cuenta si está agrietada o no. Un coco con la cáscara agrietada significa que no tiene líquido dentro y significará que estará mohoso por dentro.

6 El interior

Si por algún casual tenemos la posibilidad de ver el interior del coco, la pulpa debe ser blanca, debe estar impoluta y debe tener ese olor agradable tan característico del coco. Si no es así, no lo compres.

Con estos tips ya estás lista para hacerte con el coco más maduro y rico de la frutería. ¡A disfrutar!

Puedes leer más artículos similares a 6 trucos fáciles que no conocías para saber si un coco está maduro, en la categoría de Sana en Diario Femenino.