Trucos útiles y esenciales para conservar guisantes (frescos o cocinados)

Cómo almacenar los guisantes sin que se estropeen con facilidad

Laura García
Laura García Periodista

En cualquier momento podemos vernos con una cantidad de guisantes superior a la que queremos consumir en un momento determinado. Bien por una cosecha, por un regalo o incluso por ofertas en las que vemos que nos sale más rentable comprar cantidad. ¡Que eso no sea un problema!

Los guisantes aportan grandes beneficios a nuestro organismo puesto que son una excelente fuente de proteína vegetal, regulan los niveles de azúcar, estimulan la flora intestinal y son ricos en fibra y saciantes. En su vaina suelen aguantar hasta 12 días pero si queremos almacenarlos durante más tiempo, existen algunos tips que te lo permitirán. ¿Quieres conocer algunos trucos útiles y esenciales para conservar guisantes frescos o cocinados? ¡Te contamos todo lo que necesitas saber! 

Consejos para conservar guisantes frescos

Si estamos pensando en conservar los guisantes crudos, es decir, sin cocinarlos, es importante distinguir en si los queremos conservar con vaina o sin ella. De esta manera, podrás saber cómo conservarlos correctamente sin que pierdan sus propiedades ni sabor. 

+ En la vaina, en una bolsa de plástico

De esta manera tendrás los guisantes en la nevera y durarán alrededor de 12 días. ¿Cómo almacenarlos? Los pondremos en una bolsa de plástico con papel absorbente dentro, para que coja toda la humedad y en una parte del frigorífico no muy fría, por ejemplo, el cajón de las verduras o la parte de delante de las baldas.

+ Congela los guisantes crudos

Otra opción es congelarlos crudos para descongelarlos y cocinarlos directamente cuando quieras. Es una de las mejores formas de conservarlos puesto que te pueden aguantar meses sin problemas. ¿Cómo hacerlo? El primer paso es quitarlos de su propia vaina, es decir, los guardaremos sueltos, fuera de esta. Es importante lavarlos muy bien y dejarlos escurrir. Cuando hayamos hecho todo esto, los dividimos en bolsas de congelación, tarros o tuppers. La primera opción suele ser muy prácticas puesto que con bolsas se puede adaptar el tamaño y la forma a los huecos que tengamos en el congelador.

Otro truco que puedes tener en cuenta es dividirlos en diferentes bolsas en lugar de una sola. Aunque es fácil sacar la cantidad que quieres con un par de golpes que les hagan dividirse, siempre será más fácil repartir esa cantidad en diferentes bolsas y sacarlas directamente cuando vayas a utilizarlas.

¿Cómo conservar guisantes cocinados?

Si quieres conservar los guisantes una vez que los has cocinado, tienes dos opciones donde elegir:

+ Cocidos

Para almacenarlos de forma duradera podemos cocinar los guisantes y repartirnos en diferentes tuppers. Unos puedes ir a la nevera porque consumiremos en los siguientes 7 días y otros pueden ir al congelador, teniendo un plato preparado para descongelar en cualquier momento que lo necesitemos.

+ Guisantes en conserva

Una de las opciones para conservar los guisantes es meterlos en conserva en tarros de cristal al vacío. Para ello, es importante que los saquemos de las vainas y los lavemos bien. A continuación los coceremos y, mientras los guisantes se están cociendo, en otra olla podemos poner a hervir las tapas y los tarros que vamos a utilizar para esterilizarlos.

Los guisantes suelen estar cocidos pasados 12-15 minutos pero es mejor que los vigilemos para dejarlos al dente y no demasiado pasados. Si nos pasamos de cocción puede que se deshagan y no nos interesa.

Pasado el tiempo, echamos los guisantes con su propia agua de cocción en los botes y los llenamos hasta arriba. Los cerramos con la tapa y damos la vuelta para dejarlos prácticamente 12 horas. Pasado este tiempo el vacío estará bien hecho y tendremos nuestras conservas listas, lo que hará que nos duren muchísimo más. Solo necesitaremos guardarlos en un lugar oscuro, fresco y seco para su correcta conservación.

Y tú, ¿tienes algún truco más para conservar guisantes? ¡Cuéntanoslo!

Puedes leer más artículos similares a Trucos útiles y esenciales para conservar guisantes (frescos o cocinados), en la categoría de Sana en Diario Femenino.