¿Puedo ponerme óvulos vaginales si estoy embarazada?

¿Es recomendable el uso de óvulos durante la gestación?

Laura D

Hay ciertas mujeres que son más propensas a las infecciones vaginales y, precisamente, el embarazo es una etapa en la que la Candida albicans (hongo común responsable de generar la candidiasis) prolifera con mayor facilidad. Esto es debido a que la mujer, en etapa gestacional, suele tener las defensas mucho más bajas y las hormonas más revolucionadas, lo cual trae como consecuencia que se encuentre más predispuesta a desarrollar este tipo de afecciones. 

Como sabes, los síntomas de la infección vaginal suelen reconocerse con gran facilidad al hacer pis: escozor, picor, dolor, molestias, flujo más abundante, mal olor vaginal... Por suerte, la candidiasis no es complicada de eliminar y suele tratarse con pomadas u óvulos antifúngicos capaces de acabar con la infección en cuestión de días. Se trata de medicamentos específicos que liberan una sustancia activa muy eficaz a la hora de liquidar los hongos. En definitiva, una solución rápida que actúa directamente sobre el foco del problema y que no tiene efectos secundarios como sí pueden tener los medicamentos orales. 

Sin embargo, son muchas las dudas que asaltan durante el embarazo. Hay costumbres que cambian, alimentos que no se pueden comer, recomendaciones que debemos seguir por el bien de nuestro bebé… Y una de las cuestiones más comunes es la de si podemos hacer uso de esos óvulos vaginales durante la gestación para poner fin a la infección en la vagina. 

¿Puedo ponerme óvulos vaginales si estoy embarazada? Te respondemos en Diario Femenino. 

Óvulos vaginales y embarazo, ¿compatibles?

El uso de los óvulos vaginales para tratar infecciones durante el embarazo es totalmente seguro. Tanto tu hijo como tú no corréis ningún riesgo a la hora de aplicar un óvulo para tratar esta patología.

No obstante, si estás embarazada y empiezas a sentir molestias, ardor o picores en la zona vaginal, lo mejor es que acudas a tu médico o ginecólogo habitual para que sea él quien te revise y compruebe si realmente sufres una infección o no. En el caso de que padezcas candidiasis, lo más adecuado es que sea el especialista el que te recete los medicamentos más acordes y apropiados a tus circunstancias. Será él también quien se encargue de marcarte las pautas correctas para que la infección no vuelva a repetirse. 

Recuerda que es importante que acudas a consulta ante el menor síntoma. No tratar una infección a tiempo y adecuadamente puede producirte complicaciones en el embarazo pudiendo llegar incluso a provocar un parto prematuro

¿Cómo se coloca un óvulo vaginal?

El funcionamiento de los óvulos vaginales es muy sencillo. Puede que, al principio, y sobre todo si no te los has puesto antes, te agobie un poco el proceso, pero te aseguramos que antes de lo que piensas le cogerás el tranquillo. Toma nota de este paso a paso para saber cómo ponértelos:

1 La primera premisa de todas es estar tranquila. No lo hagas con prisas, busca un momento de relax en el que no tengas que estar pendiente del reloj (mejor si te lo pones justo antes de irte a la cama). Respira unas cuantas veces para estar relajada.

2 Lávate bien las manos con agua y jabón.

3 Saca el óvulo de la caja y comprueba si viene con aplicador o no. 

4 En el caso de que venga con aplicador, solo tendrás que colocar el óvulo en la punta, introducirlo en la vagina y apretar el botón hasta que esté dentro. Si, por el contrario, no cuenta con un aplicador, utiliza tus dedos para deslizar suavemente el óvulo todo lo dentro que puedas. Este proceso no tienes que hacerlo rápido, tómate tu tiempo para realizarlo. Atención: si estás embarazada, para prevenir posibles riesgos o daños al bebé, lo mejor es que no utilices el aplicador y te pongas el óvulo utilizando los dedos.

5 A continuación y como último paso, lávate de nuevo las manos para eliminar cualquier resto de producto que puedas tener.

Consejo extra: ponte un salvaslip para la noche. El óvulo hará efecto mientras duermes y liberará alguna sustancia que hará que manches un poco tu ropa interior. ¡Listo! En cuestión de horas notarás la mejoría y en unos días podrás despedirte de la odiada candidiasis.