Estar sentado acorta la vida: los riesgos de una vida sedentaria

Sentarse mucho tiempo acorta la vida

Hoy en día impera un estilo de vida sedentario y esto es algo que tendremos que modificar. Según un estudio realizado, si reducimos a 3 horas el tiempo que pasamos sentados estaremos aumentando nuestra esperanza de vida en 3 años más. El mismo estudio afirma que viviríamos 1,4 años más si conseguimos ver la televisión menos de 2 horas diarias.

Riesgos de una vida sedentaria

Si bien es bastante difícil que salgan las cuentas de los años que nos quedan por vivir en base a actitudes saludables o menos saludables, lo que está claro, es que este estilo de vida sedentaria es, en efecto, muy perjudicial para la salud. Es hora de cambiar nuestros hábitos. Tal vez no vayamos a vivir más años, pero seguro que los vivimos con mejor calidad. Y es que los riesgos de una falta de ejercicio físico y del sedentarismo son muchos. Entre esos riesgos se encuentran la obesidad, las enfermedades cardiacas, problemas por la postura en la cadera o en la columna, huesos más frágiles, diabetes, insomnio y envejecimiento prematuro.

¿Pero qué pasa si la causa de estar mucho tiempo sentado es nuestro trabajo? Hay puestos de trabajo en los que es imprescindible permanecer todo o casi todo el tiempo sentado. Camioneros, taxistas, empleados administrativos...Hasta que desde el ámbito legislativo no se tomen las medidas oportunas reconociendo los riesgos para la salud de una posición sentada prolongada, tendremos que recurrir a algunos trucos.

Recomendaciones para no permanecer mucho tiempo sentado

Expertos en prevención de riesgos laborales indican que lo ideal sería que a cada 50 minutos en posición sentada, deberían seguirle 10 minutos realizando otra actividad de pie o caminando como periodo de recuperación. Así evitaríamos el riesgo de padecer algún trastorno muscoloesquelético.

Otra medida a tener en cuenta es disponer de un entorno de trabajo ergonómico. Si trabajas frente a un ordenador, regula la altura de la silla y la de la mesa de forma que no te veas obligada a arquear la espalda cuando escribes.

Es conveniente realizar algunos ejercicios a lo largo de la jornada laboral. Como girar el cuello hacia delante y hacia atrás, hacia los lados y en círculos para aliviar la tensión de las cervicales. Girar los tobillos y flexionar y estirar las rodillas te ayudarán a mejorar la circulación sanguínea de las piernas.

Como sabemos que las condiciones de trabajo no siempre son las adecuadas, conviene que tras la jornada laboral compenses las malas posturas. Puede que te sea imposible levantarte regularmente, o puede que tu jefe te mire mal por hacer algunos ejercicios mientras trabajas. Pero cuando llegues a casa no te dejes vencer por la desgana y realiza algún ejercicio suave. Salir a caminar es uno de los imprescindibles para mantener un buen estado de salud. Y practicar la natación es uno de los ejercicios más recomendables por los beneficios que aporta a nivel postural y muscular.

Recuerda que es tu salud y tu calidad de vida la que está en juego. Y que el cuerpo tiene memoria, es posible que aún no notes los perjuicios y molestias de estar sentada tanto tiempo, pero con el paso de los años tu cuerpo se resentirá de ese maltrato. Así que ponle freno ya y dedícate a mimar tu cuerpo para tener un futuro más saludable.

Laura Sánchez  •  lunes, 23 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x