Ser fumadora: una auténtica ruleta rusa

Riesgos del fumador

Placer, vicio, hábito y adicción son algunas de las palabras que la gente más relaciona con el hecho de fumar, según sean fumadores, exfumadores o aquellos que tuvieron la suerte de no probar el tacaco. Pero si hay una palabra que define por completo al cigarrillo esa es riesgo.

Y es que los riesgos que conlleva el tabaco para nuestra salud son de sobra conocidos tanto por fumadores como por no fumadores. Sin embargo, una gran parte de la población sigue fumando y, como en una ruleta rusa, sigue arriesgándose a que el próximo cigarrillo que fume sea el que le provoque la muerte.

Datos alarmantes para dejar de fumar

La persona fumadora no sabe en qué momento fumar pasó de ser un hábito socialmente aceptado, necesario en algunos casos, como una especie de rito de iniciación con el que pasar de la adolescencia a la madurez, a convertirse en una acción peligrosa, autodestructiva y que provoca el rechazo social.

Algunos se niegan a creer los datos sobre las enfermedades que provoca el tabaco refugiados en la imagen de tantos abuelos fumadores que murieron a una edad avanzada. Pero aunque no quieran mirar, las cifras de muertes ocasionadas por el tabaco son un hecho.

Una de cada siete muertes que se producen en España en mayores de 35 años es a causa del tabaco. Por no hablar de las enfermedades que van surgiendo a lo largo de la vida del fumador, enfermedades cardiacas, problemas circulatorios, respiratorios...además de ser el desencadenante de infinidad de enfermedades que afectan a los distintos órganos. Si el cáncer, especialmente el de pulmón, no fuera suficiente riesgo para un fumador, los accidentes cerebrales o ictus tienen en el tabaco uno de sus principales agentes.

Se puede dejar de fumar

Se pude dejar de fumar. Lo que para unos es una afirmación, para otros se convierte en una pregunta ante la dificultad que les supone dejar el tabaco. Las advertencias sobre los riesgos para salud que supone fumar han calado en algunos fumadores, pero fracasan una y otra vez en sus intentos por dejar de fumar.

Las ayudas para dejar de fumar vienen de todos los ámbitos. Los centros de salud ofrecen sus propios programas para vencer el tabaquismo, las librerías están llenas de guías para dejar de fumar, los psicólogos realizan terapias de grupo, las farmacias venden sus chicles de nicotina, incluso los hipnotizadores proclaman sus efectivos métodos para vencer al tabaco. La Ley Antitabaco y la subida de precios en los cigarrillos también influyen en la decisión del fumador de dejar el tabaco.

Y mucha gente ha conseguido dejar de fumar. Sin embargo sigue siendo una cuestión difícil para otros muchos fumadores que, preocupados por su salud, quieren dejar el tabaco y no pueden. ¿Por qué es tan difícil dejar de fumar? Lo cierto es que se trata de un acto tan ligado a la personalidad de cada uno que las razones y los métodos que sirven a una persona, no son efectivos para otra.

Laura Sánchez  • 

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x