Las leyendas de Halloween más desconocidas y terroríficas

3 historias de miedo para la noche del 31 de octubre que te pondrán los pelos de punta

Azucena Zarzuela

Hay días que son especiales. Tanto que, incluso, algunos países los tienen en su calendario como Fiestas Nacionales. Día de Difuntos, Día de los Muertos, Día de Todos los Santos o Halloween es el nombre que recibe la fiesta más terrorífica del año. Aquí la religión pesa mucho, pero la cultura tradicional de cada pueblo impone el tipo de celebración.

Y buscando, buscando, nosotras hemos recuperado algunas terroríficas leyendas de Halloween con el miedo, las brujas y los fantasmas como protagonistas. Supersticiones, hechos reales mezclados con distorsiones, sucesos sobrenaturales y hechos inexplicables ensombrecen esta noche con el manto del terror. ¿Estáis preparadas para adentraros en el mundo de las sombras? ¡Seguro que no conoces estas historias de miedo!

La celebración de Halloween en cada parte del mundo

+ Latinoamérica se convierte en una fiesta. Sobre todo México, quien decora las tumbas y altares de sus muertos con una auténtica lluvia de color. Aquí recordar a los que ya no están se celebra con alegría, música y con catrinas convertidas en auténticas obras de arte. ¡Qué comience el desfile!

+ Europa se muestra más sentida. Lápidas bien limpias, velas, flores y algún rezo recogido y silencioso acompañan a las lágrimas en una evocación que envuelve a la tristeza.

+ Asia, con su vista puesta principalmente en la reencarnación, sirven ofrendas de comida y bebidas sobre las tumbas mientras sus antepasados esperan la transformación. Esto es generalizando mucho claro, porque cada familia o región tiene sus propias particularidades.

+ En Norteamérica es todo un acontecimiento con casas convertidas en auténticos pasajes del terror con sobredosis de azúcar para los más pequeños. Sin embargo, en un mundo cada vez más interconectado, la noche en la que los muertos cobran vida puede recrearse en cualquier rincón del mundo.

3 leyendas de Halloween para no dormir

1 La Casa Decorada: una escalofriante leyenda de Halloween

Nuestras primeras protagonistas fueron dos amigas de instituto que acabaron convertidas en rivales en la peor de las noches, la de Halloween. Ambas habían cuidado con mimo el más mínimo detalle de sus disfraces de brujas y ambas también tenían preparado un auténtico espectáculo terrorífico en sus casas para impresionar al jurado que decidiría quién sería la familia más espeluznante.

La cosa estaba muy reñida, por lo que Charlotte acudió a su belleza y encantos naturales para conseguir el voto masculino y ganar el primer premio al mejor disfraz. Katie, como sabía de las artimañas de su amiga, se lo jugó todo a una carta: su casa debía ser las más aterradora. Proyecciones de asesinos en serie sobre las ventanas, 50 gatos negros maullando en su jardín, humo, esqueletos danzantes, pirotécnica… Miraras donde miraras el miedo se dibujaba en la cara del jurado. Y cuando parecía que nada más podía pasar, llegó el truco final.

Katie había preparado su propio ahorcamiento falso en el árbol de su jardín para despedir al jurado. Aplausos y gritos de sorpresa envolvieron el momento. Ya había ganadora. Katie fue jaleada como la triunfadora. Pero nadie pudo recoger el premio. Algo había fallado con el truco de cuerdas y sistemas de seguridad y las convulsiones de su cuerpo no habían sido teatro. Katie estaba muerta. Este mito, conocido como La Casa Decorada, nos recuerda que no todo vale para ganar y que poner unos límites nos puede salvar la vida.

2 La leyenda de miedo de Blody Mary: el terror de una muerta en vida

¿A quién le apetece ahora un Bloody Mary? Esperad, que cuando conozcáis la leyenda que hay detrás igual se os quita las ganas de pedir uno. Hace muchos años, un joven llamada Mary enfermó y murió a los pocos días. Hablamos de una época donde la tecnología y la ciencia no estaban tan avanzadas para aliarse con la medicina. Por aquel entonces, muchas personas fallecían por catalepsia, un estado en el que entra nuestro cuerpo manifestándose como una 'muerte aparente' porque el cuerpo queda rígido. Por ello, era costumbre enterrar a los jóvenes con una campanilla sobre la tumba, por si la vida volvía al cuerpo.

Mary fue una de esas víctimas de catalepsia en la noche de Difuntos, quien al despertarse enterrada en vida gritó y arañó el ataúd para ser socorrida. De pensar en esa situación se me pone la piel de gallina. El llanto y los rezos de los familiares cubrieron el ruido de la campanilla. El paso de las horas jugó en su contra y finalmente el oxígeno de la sepultura se consumió y nuestra protagonista murió. Al día siguiente la campanilla fue encontrada volcada en el suelo. La familia gritó desesperada mientras desenterraba rápidamente a la joven, pero ya poco se podía hacer.

El cuerpo se encontró amoratado por la falta de aire y con los dedos destrozados de intentar escapar de la muerte. Desde entonces Mary no descansa en paz, pues antes de expirar su último aliento echó una maldición: si alguien se coloca frente a un espejo y pronuncia tres veces el nombre de Mary, una joven se nos aparece y nos matará mientras de fondo escuchamos el sonido de una campana. Esta leyenda es popular con el nombre de Blody Mary. Por si acaso, ahora mismo, ni se me ocurre acercarme a un espejo. ¿Hay alguna valiente?

3 La Casa de los Espejos: leyenda para contar en Halloween muy aterradora

Precisamente los espejos son los protagonistas de nuestras tercera apuesta. La Casa de los Espejos es el título de esta leyenda que nos lleva a tierras gaditanas cerquita del mar. Según se cuenta en una casa antigua abandonada vivía un capitán de barco con su familia, es decir, con su mujer y su hija.

Cada vez que el marinero partía a vivir aventuras marinas, su pequeña le rogaba que de cada lugar que visitara le trajera un espejo. Y como buen padre que era nuestro protagonista así lo hacía. Los celos de la madre crecían con cada viaje. Por ello, aprovechando una de sus ausencias, aprovechó para envenenar a su hija y poner fin así a la relación tan amorosa y estrecha que siempre habían tenido padre e hija.

El día elegido para cometer tal atrocidad fue el Día de Todos los Santos. Con el regreso del capitán llegó la desgracia. La madre se inventó que la niña había caído enferma y que en pocos días la muerte se la había llevado con ella. Rabia, ira, dolor, sufrimiento… inundaron el corazón del marinero. No había consuelo para él. Todo lo que se anteponía en su camino acababa destruido. Pero algo le impidió acabar con la colección de espejos. Y es que en ellos pudo ver reflejada, como si de una televisión se tratara, la muerte cruel que su esposa había dado a su hija. No había escapatoria. Su mujer acabó confesando y en la cárcel, donde apareció muerta en extrañas circunstancias para las que nadie pudo dar una explicación.

Desde entonces, quienes se atreven a acercarse a la casa aseguran escuchar durante la noche de la efeméride de autos lloros infantiles e, incluso, se dice que también en esa fecha puede verse el reflejo de una niña en los centenares de espejos que aún siguen intactos.

Muchas son las leyendas que pueden contarse en la noche de Halloween para despertar el miedo de nuestra audiencia. Las hay que prefieren que estén bien regadas de sangre, otras apuestan porque las víctimas se cuenten por decenas, pero también hay quien prefiere el susto sutil y sugerente, sin derroche de artificios. Y es que el miedo y la sugestión son libres, a una le puede asustar un payaso y a otra un zombi. ¿Te atreves a confesarnos cuáles son tus fantasmas y tus pesadillas? ¿Y tus leyendas de Halloween preferidas?