Querer y amar no es lo mismo: principales diferencias

El verdadero significado de querer y amar

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿En qué se diferencia querer de amar?

A veces no hay diferencias entre decir "te quiero" o decir "te amo", pero a la hora de actuar son dos verbos completamente diferentes. Querer y amar no es lo mismo y en sus principales diferencias puedes encontrar la explicación a muchos aspectos de tu vida sentimental, desde el flechazo hasta el desengaño. Te contamos las principales diferencias entre querer y amar.

El Principito descubre la diferencia entre querer y amar

¿Quieres o amas?

Podemos empezar a diferenciar entre amar y querer gracias a una de las obras literarias indispensables en cada hogar. El Principio está lleno de frases para reflexionar y una de ellas puede aclarar algunas cosas sobre qué es eso del querer. Te dejamos un fragmento.

"—Te amo —le dijo el Principito.

—Yo también te quiero —respondió la rosa.

—Pero no es lo mismo —respondió él, y luego continuó— Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía. Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes."

Aquí se recoge perfectamente la definición de querer y nos deja intuir algunos de los peligros de esas relaciones de pareja basadas en el querer y no en el amar. Porque cuando hablamos de que el amor duele, no es amor, de eso puedes estar segura. El amor nunca duele, el querer tal vez sí. Pero hay más diferencias.

Diferencias entre querer y amar

Quiero estar contigo, quiero que me quieras, quiero verte, quiero besarte, quiero hablar contigo. En el querer el sujeto es uno mismo, es el yo o el propio ego, que tantos dolores de cabeza nos da. Querer es desear algo o a alguien y no es negativo, por supuesto, siempre que no nos empeñemos en querer a alguien que no nos quiera a nosotros.

Diferencias entre amar y querer

Amar tiene como protagonistas a las dos personas. Amar es entregarse, es dar, es incondicional. Te amo por ser tú, te amor por ser así, te amo con todo lo bueno y lo malo. (Siempre y cuando eso malo no atente contra mis valores esenciales, cuidado) Pero el amor siempre es recíproco. No puedes amar a una persona que no te ama, porque es algo que se retroalimenta.

Puedes querer a alguien que no te ama y que no te quiere y eso lo hemos dado en llamar amor no correspondido. Pero no es amor, sino querer. El amor solo puede nacer entre dos personas que sienten lo mismo, es por eso que siempre insistimos en que el amor no duele.

Si querer es un acto intenso, amar es mucho más profundo. Llega hasta el fondo, llega hasta el interior y allí se queda (no necesariamente para siempre) Amar es generosidad emocional, amar es respeto, confianza y lealtad. Querer es un huracán, como todo eso que sientes durante el enamoramiento, y amar es la calma después de la tormenta.

Amas en calma, amas en paz. Si aún no lo has sentido, no te engañes, porque eso no es amor. Será otra cosa que te hará tan dichosa ahora como te puede hacer desgraciada después. Pero el amor llena tu vida de calma y felicidad. ¿Lo tienes?

Hay que señalar que hay otra diferencia entre querer y amar que es la que distingue el amor en pareja del amor en otro tipo de relaciones. Porque querer, puedes querer a tu familia y a tus amigos y es un sentimiento tan profundo y tan precioso como el amor. Pero en este caso es una cuestión de vocabulario sin los matices de los que hablábamos antes.

Amas a tu familia y esperas de ellos un "te quiero". Sin embargo, quieres a tu pareja y esperas de ella un "te amo".

¿Tienes alguna duda sobre tu relación? No te olvides de pasar por nuestra categoría de pareja para resolver todas tus preguntas. ¡Toma nota!