Ámate y podrás amar, tu lema para ser feliz

Tal vez estás buscando el amor fuera cuando en realidad lo tienes dentro de ti

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Por qué deberías amarte a ti misma

Buscamos incansables el amor en otras personas, el amor verdadero, una relación de pareja saludable y feliz y no terminamos de encontrarlo. ¿Dónde está el error? Puede que sea mala suerte en el amor o puede que no hayamos dado el primer y fundamental paso: amarnos a nosotras mismas. Ámate y podrás amar, es lo primero que debes aceptar del amor.

Por qué debes amarte a ti misma

Hablamos del amor en general, pero también del amor más concreto, ese amor de pareja que no siempre llega o que lo hce en forma de relaciones tóxicas, amores no correspondidos o desengaños amorosos. Generalmente atribuyes esta imposibilidad para encontrar el amor verdadero a la mala suerte en el amor o directamente piensas que algo anda mal en ti. Y así es.

Algo has hecho mal y es que te has saltado el primer paso para poder amar, que es amarte a ti misma. Aquí juega un papel fundamental la autoestima, pero también el contexto sociocultural que nos ha inculcado que no seremos felices sin una pareja a nuestro lado. Y, ¿quién puede con esa presión?

Los beneficios de amarte a ti misma

No puedes amar a alguien de verdad si no te amas a ti misma. Y lo que es más importante, no puedes recibir amor de verdad si no te amas a ti misma. Los peligros son más que evidentes y la realidad está ahí en ese historial sentimental plagado de desamor. ¿Y si pruebas a encontrar el amor en ti misma y luego ya veremos? Como mínimo vas a conseguir conocerte, aceptarte, perdonarte, quererte, respetarte y...ser feliz.

Cómo amarte a ti misma

Merece la pena intentarlo, ¿verdad? Pero seguro que te preguntas cómo se consigue eso de amarse a una misma cuando en realidad no nos han preparado para semejante ejercicio. Toca aprender sobre la marcha escuchando a tu corazón y a tu intución.

+ Conócete a ti misma

El primer paso es saber quién eres y cómo eres. Ponte frente al espejo y observa a esa persona que tienes delante. Fíjate más en los detalles internos que en el exterior y anota tus virtudes y defectos en un papel. Si hay algo que no te gusta de lo que has anotado, siempre estás a tiempo de cambiarlo. Lo demás, reconócelo y acéptalo como si tuvieras un tesoro en tu interior.

Cómo amarte a ti misma

+ Acéptate a ti misma

Aceptarse es un paso de vital importancia para que te puedas amar a ti misma. Te reconoces como una persona maravillosa con una gran cantidad de virtudes, capacidades y habilidades. Y de lo negativo...de eso ya te irás ocupando. Ahora piensa en lo positivo que tienes, que es mucho y admirable. Si es necesario, recurre a las afirmaciones positivas cada día para recordarte a ti misma todo lo bueno que tienes.

+ Sé tú misma

Ahora que sabes quién eres y te has aceptado, toca la parte más difícil. Atreverse a ser una misma es complicado en un mundo donde nos han enseñado a cumplir las expectativas de los demás y a seguir un patrón de vida determinado. Atreverte a ser tú misma es el mayor acto de amor que vas a hacer en tu vida, pero hazlo, atrévete a vivir sin máscaras, sin imposturas y sin apariencias. Sentirás el amor crecer dentro de ti.

+ Desarrolla tu potencial

La frustración vital es un enemigo muy potente del amor propio y del amor ajeno. Y lo cierto es que difícil mantener esa frustración alejada cuando en la mayoría de los casos estamos encadenadas a un trabajo que no nos gusta pero con el pagamos las facturas. Amarte a ti misma no significa que tengas que dejarlo todo y empezar una nueva vida, sino utilizar tu tiempo en hacer esas cosas que te gustan y que potencian tus habilidades y tus capacidades.

+ Vive

Todos estos ejercicios te habrán colocado la autoestima en el punto donde debe estar. Ahora es el momento de vivir, atrévete a hacer cosas diferentes, no te estanques en tu rutina diaria, regálate momentos especiales y experiencias únicas. Si durante un tiempo lo haces a solas, mejor, porque así descubrirás que vivir y ser feliz es algo que puedes hacer por ti misma. Lo llaman independencia.

Y cuando hayas alcanzado esa independencia y te sientas una persona digna de amar, será entonces cuando estés preparada para amar a alguien más.