Buscador de virtudes para subir la autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No dudamos ni por un momento de la cantidad de virtudes, cualidades, habilidades y aptitudes que tenemos, aunque a veces no logremos reconocerlas debido a los problemas de autoestima. Sin embargo, el ejercicio de observarnos con objetividad para reconocer las virtudes que hay en nosotras es imprescindible si queremos gozar de una buena autoestima.

El reconocimiento de la virtud para mejorar nuestra autoestima

El problema con reconocer lo estupendas que somos es que es un trabajo que debemos hacer nosotras mismas y en solitario. Porque no siempre podemos contar con los apoyos necesarios para abrirnos los ojos a la realidad de nuestra verdadera personalidad. Si estamos rodeadas de personas tóxicas, nadie nos va a reconocer nuestros méritos.

Y no hablamos solo de un reconocimiento en el trabajo que, con los tiempos que corren, ninguna espera una palmadita en la espalda. Hablamos de esos elogios a nivel personal que deberían llegar desde familiares y amigos y que no siempre llegan por timidez, por un concepto erróneo del arte del elogio o, a veces, por pura envidia.

Así pues, reconocer nuestras virtudes, que las tenemos, será una tarea personal como la mayoría de los ejercicios para mejorar la autoestima. Al fin y al cabo, se trata de la propia aceptación, del propio reconocimiento. Pero, ¿cómo reconocer nuestras virtudes si están escondidas bajo la bruma de una autoestima dañada?

Buscador de virtudes para subirnos la autoestima

Hemos elaborado un buscador de virtudes en el que seguro encontrarás más de una que se adapte a tu forma de ser. Procura mirar dentro de ti con objetividad, sin estar enfadada contigo misma y sin culpabilizarte. Tabla rasa para adentrarte en tu personalidad que seguro que cuenta con alguna de estas 7 virtudes:

1 Apoyos. Seguro que cuentas con algún apoyo, con alguna mejor amiga o con algún familiar que te sonríe cuando te ve decaída. Seguro que tienes a alguien que te quiere y eso es porque eres una bella persona.

2 Paciencia. Tal vez no tengas toda la paciencia que te gustaría, pero seguro que en algún momento has dado muestras de contención ante una situación conflictiva y has logrado resolverla sin perder los nervios.

3 Esfuerzo. Tienes capacidad de esfuerzo. Poco importa si crees que podrías hacer más de lo que haces, porque esa capacidad está ahí y puedes recurrir a ella en el momento que creas necesario.

4 Educación. Seguro que tienes unos modales que la gente aprecia. Seguro que sabes ser educada y además, amable. Ten en cuenta que esa es una buena base para las relaciones sociales.

5 Empatía. Es cierto que sabes ponerte en el lugar del otro, que intentas comprenderle y que además procuras no juzgar los comportamientos de los demás. Aunque esa empatía no sea recíproca, debes seguir cultivándola porque la empatía te hace gustarte más.

6 Perdón. Si puedes perdonar a los demás, es el momento de empezar a perdonarte a ti misma. Es difícil, porque los problemas de autoestima hacen que seas más exigente contigo que con los demás, pero merece la pena intentarlo para vivir sin culpabilidad.

7 Sentido del humor. Seguramente no ha perdido del todo el sentido del humor. Aunque a veces lo mezcles con una ironía ácida, debes mantener la capacidad de reírte, sobre todo, de ti misma.