¡Sáltate las normas! Beneficios de salir de la rutina

¿Qué pasas si un día nos saltamos las normas?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Por qué deberías saltarte las normas

Lo tenemos todo organizado, la agenda es una extensión más de nuestro cuerpo y vivimos obsesionadas con no saltarnos ningún punto del programa establecido. Creemos que si lo tenemos todo bajo control seremos más felices. Todo en orden, todo en su sitio, todo correcto, todo a su debido tiempo, todo cronometrado, ¿no te agobia saber en todo momento qué va a pasar en los próximos minutos? Sáltate las normas y descubre los beneficios de salir de la rutina.

Por qué tienes que saltarte las normas de vez en cuando

Las ventajas de salir de la rutina

Suena el despertador a la misma hora, desayunas lo mismo y sentada en la misma silla, te duchas justo en el minuto 17, lo tienes todo cronometrado para salir siempre de casa a la misma hora e ir a trabajar. Todos los días son iguales porque tienes cada minuto del día programado: la compra, preparar el menú preestablecido, el gimnasio, inglés. Hasta los huecos para ir a la peluquería están programados en tu agenda.

Y cuando hay niños, la organización tiene que ser aún más exhaustiva. Llenamos a los niños de actividades y obligaciones poco acordes a su edad y los sometemos a la tiranía del reloj: "date prisa, que no llegamos". ¿No nos estamos privando de la espontaneidad que requiere la vida? ¿no estamos impidiendo que nos sorprenda lo inesperado?

Es cierto que el día a día necesita una cierta organización. También es cierto que las exigencias de la vida actual pasan por estar permanentemente activas, por formarte más, por trabajar más, por hacer una dieta más, por ponerte más en forma, pero cada vez más gente está llegando al límite. Cada vez más gente se está dando cuenta de que vivimos demasiado deprisa y demasiado sujetas a las normas, a las obligaciones y, especialmente, al tiempo. ¿Y si te saltas las normas de vez en cuando?

Cómo saltarte las normas

Déjate sorprender por la vida: sal de la rutina

No estamos proponiendo que lo dejes todo, apuestes por la vida slow y te vayas a recorrer el mundo en furgoneta o te retires a una casa al campo a vivir de lo que cultivas. Te estamos proponiendo que salgas de la rutina, que un día rompas las normas y te vayas a buscar al trabajo a esa amiga con la que quedas invariablemente los miércoles. Y que lo hagas un martes.

Que te saltes la clase de yoga para llevar a tus hijos a merendar un buen trozo de tarta, que esta noche te olvides de la ensalada y del pescado y lleves a tu familia a cenar alguna porquería de esas tan poco saludables pero que nos gustan tanto. Que sorprendas a tu pareja una noche improvisando una escena erótica y acabéis bailando desnudos sobre la cama y muertos de risa.

Que guardes el paraguas en el bolso y camines bajo la lluvia, que no te importe mojarte, que no pasa nada. Que salgas un miércoles a tomar una copa tú sola y al día siguiente estés muerta de sueño, que no pasa nada. Que los fines de semana no estén tan programados en tu agenda, que dejes que la vida te sorprenda, que te sorprendas a ti misma haciendo nada en el sofá, que vayas al parque a abrazar un árbol, que llames a tu amiga del instituto, que te quites el reloj el viernes, que hagas lo que más te apetezca hacer y que, sobre todo, hagas algo por primera vez.

Beneficios de salir de la rutina

Sal de la rutina y serás más feliz

¿Y esta propuesta de romper las reglas a qué viene? Viene a que salir de la rutina te va ayudar a tener una actitud más positiva. Muchos problemas de ansiedad surgen por esa necesidad de tenerlo todo bajo control, lo que no deja de ser una ilusión. Porque por más que sigamos la agenda, por más que sigamos el plan, nunca podremos controlarlo todo y lo único que estamos haciendo es impedir que lo inesperado nos llene de felicidad.

Si pruebas a salir de la rutina de vez en cuando, te encontrarás con una sonrisa en tu cara que no estaba programada, te sentirás más relajada, más vital, con la energía que te da el hacer las cosas disfrutándolas y no porque son de obligación. Y además, salir de la rutina te ayudará a reducir el estrés, percibirás un aumento en tu calidad de vida y cuando te pregunten si eres feliz no dudarás en la respuesta: ¡sí!


Qué me dices, ¿te atreves a saltarte las normas?