10 ideas para ser feliz en tu día a día

¿Tienes todo lo que necesitas para ser feliz?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tal vez sueñes con tener un yate y pasarte los días navegando sin otra preocupación más que no quemarte por el sol. Y sabes perfectamente que nunca vas a tener un yate, o sí, nunca se sabe. Pero también sabes que no son los grandes lujos los que te harán ser feliz. Hablamos de lujos, sí, pero de lujos al alcance de cualquiera y que te harán más feliz en tu día a día.

¿Tienes todo lo que necesitas para ser feliz?

Seguramente tengas todo lo que necesitas para ser feliz y no te has dado ni cuenta. Y si algo te falta, puedes conseguirlo por ti misma. La felicidad no es una cuestión de dinero, por suerte, solo tienes que ser más consciente de lo que tienes, de lo que te rodea y de lo que puedes conseguir. Atención a estos pequeños gestos que te harán más feliz cada día.

1 Dormir bien. Aquí radica el verdadero secreto para ser feliz y tener un buen día: Dormir. Dormir bien, de forma que puedas empezar el día limpia de energías negativas, descansada, renovada y con toda la fuerza que necesita cualquier día.

2 Dar lo mejor de ti. Puede que tu vida no sea como esperabas, puede que no disfrutes con tu trabajo porque no es lo que querías, pero es lo que tienes y con eso tienes que jugar. Si das lo mejor de ti misma en el trabajo, si haces lo que esté en tu mano para que todo salga bien, te sentirás poderosa, te sentirás bien. Eso sí, no te lleves trabajo a casa.

3 Date un capricho. Seguro que sabes que para ser feliz el requisito indispensable es tener buena autoestima. Pero claro, mejorar la autoestima es algo bastante ambiguo y no sabes muy bien cómo se consigue. Empieza por darte un capricho en forma de helado, de vestido, de masaje o lo que sea que tengas a tu alcance y que te apetezca mucho. Se trata de mimarte para ser consciente de que te lo mereces.

4 Sal con tus amigas. Sabes que tus amigas te hacen feliz, pero a veces estás tan cansada y tan desanimada que no te apetece quedar con ellas. Haz el esfuerzo, porque el cariño y las risas de tus amigas harán que te sientas mejor de inmediato.

5 Compra un libro. Antes de encerrarte en casa después de trabajar pasa por una librería. Disfruta caminando entre los estantes y elige un libro, nuevo o de segunda mano, da igual. Porque el olor de las páginas de un libro te hace más feliz y no es necesario que esté recién salido de la imprenta.

6 Baila. Da igual que no sea el momento de salir a bailar, da igual que seas tímida y da igual que estés sola en casa. De hecho, mejor si estás sola, así podrás bailar a lo loco la música que más te gusta sin preocuparte de si lo estás haciendo bien o no. Baila y canta y te evitarás una hora de gimnasio.

7 La risa. Hay un gesto que denota felicidad y bienestar y ese es la risa. Ríete sola o acompañada, ríete con un monólogo en la televisión o en el bar con tu gente, ríete de todo hasta de ti misma. Y si aún no eres feliz, la risa atraerá esa felicidad.

8 Come bien. Llevar una buena alimentación es lo mejor que puedes hacer para tener una buena salud, algo que necesitas para ser feliz. Pero ojo, comer bien no es comer de dieta. Comer bien es comer de todo, sin excederte en nada, pero sin restricciones. Ese trozo de chocolate te está pidiendo que lo comas porque así serás más feliz.

9 Ama. Como en la película ‘Come, reza, ama’. Te puedes saltar si quieres el tema de rezar, aunque nunca está de más cultivar el espíritu. Pero sí, come y ama todo lo que puedas. ¿No tienes pareja? Da igual, que eso no te impida amar a los que te rodean.

10 El mar. Si vives al lado del mar, estás de suerte, porque dicen que la felicidad llega entre las olas del mar. Si te pilla un poco lejos, siempre puedes ahorrar un poquito y dedicar un fin de semana a ser feliz en la playa. Y si es en otoño, mejor.

Te damos algunas ideas, pero hay muchas más. Cada maestrillo tiene su librillo, dicen, y eso también se aplica al delicado asunto de ser feliz. Sin embargo, no te obsesiones. Puedes ser feliz todos los días, pero no todo el tiempo. Que un momento de amargura no te impida pasar página y a las dos horas volver a recuperar tu dosis de felicidad diaria.

Y a ti, ¿qué te hace feliz?