Tenemos que hablar: El verdadero significado de esta temida frase

Esta frase no siempre significa el fin de la relación

Tamara Sánchez

Tenemos que hablar: El verdadero significado de esta temida frase

Tenemos que hablar. Tres palabras. Solo tres. Tres vocablos que son capaces de echar a temblar a todo aquel que los escuche. Porque esta escueta y temida frase lleva implícita por sí misma cambios. Cambios que, la mayor parte de las veces, no son precisamente para bien.

Tal y como la cultura popular nos ha hecho creer, este enunciado es sinónimo de un terremoto drástico en el panorama de las relaciones de pareja. El simple hecho de que alguien lo pronuncie puede desembocar en un gran naufragio del barco del amor. Y sí, no lo vamos a negar, cuando alguien te suelta esta frase es síntoma de que existe un tema importante que hay que tratar.

Pero al fin y al cabo en las relaciones no es todo paz, felicidad y armonía ¿no? Una relación también se trata de conversar, charlar y enfrentarse a una y mil discusiones muchas de las cuales empezarán así: “Cariño, tenemos que hablar”.  ¿Es esto siempre signo de mal augurio? ¿Qué significa verdaderamente esta frase? En Diario Femenino hemos analizado todas las posibles situaciones.

Cuando la frase tenemos que hablar no es tan mala como parece

Tenemos que hablar: El verdadero significado de esta temida frase

Ya está, ese chico ha hecho estallar la bomba y te ha soltado el tan temido tenemos que hablar. ¿Hablar de qué? Tú comienzas a montarte mil paranoias en la cabeza y, por supuesto, empiezas a pensar que te va a dejar. Estás totalmente convencida de ello, ¿a que sí? Pues debes saber que esta frase no siempre significa “fin de la relación”.

+ Tenemos que hablar de lo mucho que me gustas: Tú pensabas que ese chico con el que has comenzado a salir hace poco te iba a mandar a freír espárragos y resulta que lo único que quiere es confesarte sus sentimientos. Tenéis que hablar de lo muchísimo que le gustas y de lo feliz que se siente estando a tu lado. ¿Es esto tan grave?

+ Tenemos que hablar de nuestra relación: Ya llevas varios meses saliendo con él y aunque tú estás a gusto así, él no puede parar de preguntarse “¿qué somos?” Quiere hablar contigo, sí, pero con la única intención de aclarar lo vuestro. ¿Sois novios? ¿O sois un simple rollo pasajero? ¡Es el momento de decidirlo!

+ Tenemos que hablar de nuestro futuro: Lleváis varios años juntos y tu novio te suelta la famosa frasecita: “Tenemos que hablar”. Tú te pones en lo peor, pero realmente lo único que quiere es pedirte que deis un paso más en vuestra relación. Ante esta situación, puede sacar un anillo y pedirte que te cases con él, sugerirte que tengáis un bebé o simplemente, animarte para que os vayáis a vivir juntos.

Cuando la frase tenemos que hablar indica el fin de la relación

Tenemos que hablar: El verdadero significado de esta temida frase

Ya hemos dejado claro que el significado de la frase tenemos que hablar no siempre es malo, sin embargo hay determinadas circunstancias en las que estas palabras sí presagian una gran tormenta en tu relación. ¡No te olvides del paraguas!

+ Tenemos que hablar de sexo: Todas las alarmas activadas, repito, ¡todas las alarmas activadas! ¡Tu pareja quiere hablar de sexo! Llevas toda la vida quejándote de que la gente no es todo lo sincera que debiera ser en la cama, pero cuando te dicen a ti la verdad explotas de la furia. ¿Acaso llevo toda mi vida siendo un desastre sexual? ¿Yo que me creía la pasión pura resulta que no lo soy? Tu chico solo te ha dicho que quería hablar de las cosas que le gustan y las que no en la cama, así que ahora tienes dos opciones: O montarle la trifulca del siglo (avisamos de que puede acabar muy mal) o ser comprensiva y motivarte a probar cosas nuevas que pongan el toque picante en tu relación. ¡Tú decides!

+ Tenemos que hablar de terceras personas: Este tenemos que hablar empieza a ser verdaderamente serio. En el momento en el que tu novio quiere hablar contigo de una tercera persona, vuestra relación está perdida. A no ser que tú seas capaz de perdonar una infidelidad

+ El tenemos que hablar definitivo: ¡No hay quien pueda sobrevivir a este tenemos que hablar! En este caso no admite segundas lecturas. Vuestra relación ya no funciona y es mejor que lo afrontes cuanto antes. Las rupturas son muy duras, pero hay que asumir que la vida siempre tiene malos tragos y al final de todo se sale. ¡Mucho ánimo!