Cómo limpiar y lavar los cepillos de pelo y los peines

Su estado influye también en la salud de tu melena

Lidia Nieto

Cómo limpiar y lavar los cepillos de pelo y los peines

La buena salud de tu pelo pasa por el tipo de productos (champú, acondicionador o mascarilla) que emplees, por cómo te lo laves, también por el modo en que te lo seques, incluso, por el tipo de alimentación y ritmo de vida. Pero además de estos puntos básicos es muy importante ya no solo el tipo de cepillo o peine de pelo que utilices, sino también la higiene de los mismos. ¿Lavas o limpias tus cepillos de pelo o peine a menudo? ¿Cómo realizas esta acción? Te damos un curso exprés para limpiar y lavar los cepillos de pelo y los peines. 

Antes de limpiar los cepillos de pelo y los peines

Cómo limpiar y lavar los cepillos de pelo y los peines

+ Debes quitarle todos los pelos que puedan quedar engachados en las púas o cerdas del peine o cepillo. Puedes hacerlo con los dedos o ayudándote de un cepillo de dientes. 

+ Además de los pelos que puedan quedarse adheridos, puede haber suciedad provocada por restos de laca, gomina o sérum, que lo único que generan grasa para tu melena. 

Trucos para limpiar y lavar los cepillos de pelo y peines

Cómo limpiar y lavar los cepillos de pelo y los peines

+ Para los peines, lo más recomendado es sumergir dicho peine en agua con amoniaco. Los dejas unos 20 minutos, los aclaras y los dejas secar. 

+ Otro truco es que sumerjas tu cepillo o peine en un bol con agua. Échale unas gotas de champú o gel de manos y frótalo con ayuda de un cepillo de dientes. ¡Será tu gran aliado en esta misión! 

+ Para los cepillos, también existe otra alternativa: cubre las cerdas con espuma de afeitar, déjalo actuar un rato y listo... ¡como nuevo! 

+ Una cuarta opción es colocar tus cepillos o peines en un recipiente con agua tibia y echar unas gotas de árbol de té. Después de unos 10 minutos, aclarar con agua abundante y seca con cuidado. 

+ Por último, echa en un bol un poco de vinagre y mézclalo con agua. Dejálo actuar durante 20 minutos. 

+ Dos consejos extras: Si tu cepillo es de madera, no lo sumerjas en agua porque se deteriorará. Para un secado más acorde, deja el cepillo de pelo o peine sobre una toalla bien seca. 

Una vez que ya tienes bien limpios tus cepillos de pelo y peines es importante que cada vez que te cepilles tu melena, retires los pelos que se puedan quedar adheridos para manter tus accesorios en buen estado y realizar este proceso, al menos, cada tres meses.