Aceite de árbol de té: ¿para qué sirve?

Es el comodín que has de tener siempre a mano

María Cerrato de la Fuente

 aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es uno de los aceites esenciales naturales que más usos y beneficios tienen, no solo para la salud, sino para otras muchas cosas en nuestro día a día. Este tipo de aceite no tiene nada que ver con el té como infusión, sino que proviene de la destilación de las hojas y la corteza de un arbusto originario de Australia (Melaleuca Alternifolia) pero que, hoy por hoy se cultiva en muchos lugares del mundo por su elevada demanda.

Los 10 usos más comunes del aceite de árbol de té

Este aceite esencial tiene propiedades antibacterianas, antivirales, fungicidas, cicatrizantes y repelente de insectos, por lo que es útil para múltiples utilidades. Eso sí, casi siempre es necesario utilizarlo diluido en aceite u otro tipo de líquido, por lo que, además, un solo botecito te cundirá mucho. Queremos enumerarte los usos más comunes:

+ Hongos en los pies e infecciones. Para tratar los hongos en las uñas, pie de atleta u otros hongos en la piel, se debe aplicar sobre la zona afectada y esparcir con la yema de los dedos. También es efectivo para tratar todo tipo de infecciones internas: candidiasis vaginal, infección de orina… Solo tienes que diluir en agua unas gotitas y lavarte la zona.

+ Acné. Otro de los motivos del uso frecuente del aceite de árbol de té se deriva de su efectividad para combatir el fastidioso acné ocasional.  Puedes agregar unas gotitas al gel de aloe vera o mezclarlo con un poco de miel.

+ Antiséptico. El aceite de árbol de té es el antiséptico más potente que hay y, además, es natural. Deberás utilizarlo diluido y de forma tópica. Podrás tratar con él heridas, quemaduras, ampollas, irritaciones…

+ Congestión nasal. Nada como hacer unos baños de vapor en agua caliente con 5 gotitas de este aceite. Te despejará las vías a la perfección.

+ Caspa, pelo graso o seco o cuero cabelludo sensible. También es el mejor complemento para tu champú habitual. Añade 4 o 5 gotas al champú y notarás la diferencia. Además, también previene la aparición de piojos de forma natural.

+ Piojos. Como decíamos el aceite de árbol de té mezclado con el champú actúa como revulsivo natural de los piojos, pero ¿qué hacer si estos indeseados visitantes ya están ahí? Muy fácil, mezclamos 5 gotitas con aceite de girasol u oliva y lo ponemos sobre el cabello a modo de mascarilla durante unos minutos. Después lavaremos la cabeza.

+ Psoriasis, dermatitis y alergias de la piel. Si diluyes este aceite en otro aceite base y lo aplicas en la zona tres veces al día, notarás la diferencia.

+ Verrugas. Aplica el aceite puro sobre la verruga y tápala por la noche. Destápalo por la mañana y repite esta acción hasta que desaparezca.

+ Picaduras de insecto. Si aplicas una gotita de aceite de árbol de té sobre la picadura notarás cómo desaparece.

+ Limpieza de la casa. Es un multiusos ecológico. Si mezclas 10 gotas con una taza de vinagre de manzana, lo podrás utilizar para limpiar y desinfectar toda la casa de forma natural. Además, dará brillo a las superficies.

Importante. Se trata de un producto tóxico, por lo que su utilización ha de ser únicamente tópica y, a ser posible diluido, salvo casos puntuales. Además, no está aconsejado su uso en embarazadas y en los niños pequeños, el uso ha de ser de forma puntual.


Puedes leer más artículos similares a Aceite de árbol de té: ¿para qué sirve?, en la categoría de Salud en Diario Femenino.